Alimentación

Algunos alimentos a evitar si sufrís de inflamación

Qué podés hacer para aliviar estos síntomas

jueves 20 de agosto de 2020 - 7:51 am

Aunque muchos pueden ser los motivos de la inflamación, existe un sinnúmero de alimentos por los que esta sensación puede llegar a manifestarse, mismos que a largo plazo pueden detonar cierto tipo de enfermedades. Algunos de los que más inflaman son:

• Azúcar: en este caso, afecta particularmente que lo consumas en forma refinada

• Sal: esta además provoca la retención de líquidos

• Aceite de soja, girasol y maíz: sus grasas se oxidan fácilmente y crean radicales libres que dañan las células y causan inflamación

• Café y té negro: el exceso de consumo de cafeína puede hacer que te hinches, además de que a largo plazo podrías presentar problemas de gastritis

• Productos con gluten: alimentos fritos, hot dogs, pan, crutones y algunos caramelos

Su consumo excesivo puede hacer que presentes un colon irritable, dispepsia o retención líquidos. El primero puede manifestarse con pequeños retortijones o malestar estomacal, calambres abdominales y en casos muy extremos, puede hacer que llegues al hospital. El segundo se diagnostica en aquellos que padecen de digestiones lentas, esto puede hacer que tengas gases, inflamación y dolor en la parte abdominal. En el caso de la retención de agua, los culpables son productos demasiado salados o procesados, ya sean papitas, galletas o cualquier cosa que esté en tu alacena y que tenga demasiados conservadores.

Qué hacer para mejorar la situación

• Masaje: es hora de que le des prioridad a tu área abdominal. Cuando te sientas así, masajeá las partes en las que te duele más. Realizalo en el sentido de las agujas del reloj, apretando ligeramente con las puntas de tus dedos. Si podés, colocá una compresa caliente una vez que termines el masaje, verás como sentís una sensación de alivio.

• Masticá, masticá, masticá: además de que te ayudará a digerir mejor los alimentos y evitar que tu cuerpo absorba lo que no necesita, también evitará que te sientas inflamado, pues nada se quedará por mucho tiempo en tu sistema digestivo.

• Estrés: el enemigo de todo y todos también es el causante de esa hinchazón. Ciertamente, deshacerse de él es un esfuerzo que se tiene que realizar todos los días. Practicá ejercicios de respiración cada vez que te sientas bajo mucha presión y verás que con un trabajo constante, este dejará de afectar tu mente y por ende, tu cuerpo.

• Té: el secreto es tomar uno de jengibre, limón o verde, ya que tienen grandes propiedades antioxidantes y desinflamatorias. Lo mejor que es ingerir estas infusiones después de tus comidas, ya que ayudas a los conductos de los intestinos.

• Cardio: caminar por lo menos 20 minutos al día y subir las escaleras es el mínimo de ejercicio que tenés que hacer si no querés que esta sensación te invada. Al llevar una vida sedentaria, tus probabilidades de sentirte así y de subir de peso aumentan considerablemente.

• Fibra: frutas y verduras se convierten en parte fundamental de un vientre libre de este malestar. Consumí por lo menos 2 frutas ricas en fibra al día, como manzanas, naranjas o duraznos. En lo que respecta a verduras podés comer hortalizas.

Fuente: Vogue

COMENTARIOS