Salud

Cuáles son las diferencias entre infección urinaria y vaginal

Causas y síntomas de ambas infecciones

jueves 20 de agosto de 2020 - 7:29 am

Ardor, dolor, molestia al orinar, es algo que la mayoría (o todas) las mujeres, han sufrido al menos una vez en la vida. Sin embargo, dados los síntomas y la anatomía, puede que se confunda una infección vaginal con una urinaria. ¿Cuáles son las diferencias?

Infección vaginal

Se desarrolla en la vagina, a partir de una inflamación que provoca síntomas como cambios en el flujo vaginal (color, olor y cantidad), comezón o irritación, dolor al orinar y/o al tener relaciones sexuales, e incluso un manchado que no corresponde al periodo.

Sin embargo, a pesar de compartir la mayoría de los síntomas, no hay un sólo tipo, pueden ser provocadas por bacterias, levaduras y otros microorganismos, de ahí que se separen en: vaginosis bacteriana, vaginits tricomoniásica y candidiasis. La más frecuente es la de tipo bacteriana.

Entre los factores de riesgo para desarrollar una vaginitis, están: aumento del pH (volviéndola más ácida), falta de higiene, ropa interior ajustada, cambios hormonales, diabetes no controlada, entre otras. En niñas suele desarrollarse por bacterias fecales, pero también por abuso sexual, por eso es clave ponerles atención.

Si notás algo inusual en tu vagina, acudí al médico para identificar las causas, pues además de una infección vaginal, tus molestias podrían relacionarse a una infección de transmisión sexual. En cuanto al tratamiento,dependerá de la causa específica, pero pueden ser pastillas, óvulos o cremas.

Infección de vías urinarias

Se manifiesta a través de dolor o ardor al orinar, urgencia de orinar constantemente, presión en la parte baja del abdomen, orina con mal olor o turbia, y también se puede presentar fiebre.

Aunque los hombres también las sufren, son más frecuentes en mujeres, pues su uretra es más corta y tiene mayor cercanía con el ano. Afecta no sólo es a la uretra (conducto que lleva la orina al exterior), también puede ocurrir en la vejiga, uréteres e incluso riñones, pues las bacterias pueden propagarse hasta ellos.

Estas infecciones son provocadas por bacterias, pero además de una contaminación por ciertos hábitos, existen factores de riesgo, como la diabetes, problemas para vaciar la vejiga, cálculos renales, embarazo y procedimientos médicos en vías urinarias.

El tratamiento generalmente consiste en antibióticos, sin embargo, influyen factores como el nivel de la infección, qué órgano está afectado y si son recurrentes o crónicas, para definir el tipo y dosis exacta.

Podemos decir que la diferencia básica entre ambas infecciones reside en los órganos afectados, aunque también en el hecho de que en la infección vaginal, la comezón y escozor acompañan todo el día.

En ambos casos es importante acudir al médico, para evitar complicaciones que afecten tu cuerpo, pero también el de tu bebé en caso de estar embarazada, pues especialistas relacionan estas infecciones con un mayor riesgo de partos prematuros.

Fuente: Salud 180

COMENTARIOS