Insólito

Esposan a una mujer por usar una bikini “demasiado reveladora” en una playa de Estados Unidos

La mujer recibió una advertencia de la policía, que le explicó que el código de la zona indicaba que no se podían mostrar las nalgas

miércoles 5 de agosto de 2020 - 10:55 pm

Una acróbata estadounidense llamada Samantha Panda estaba descansando en una playa de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, Estados Unidos, cuando dos policías vinieron a esposarla. ¿Por qué? Una mujer en una lona vecina la había denunciado por estar usando una bikini aparentemente demasiado “reveladora”.

Para mostrar lo que le había sucedido, Panda subió un video de 20 minutos de duración a su canal de YouTube. En la grabación, mientras dos oficiales le colocan las esposas, una persona detrás de cámara le pide explicaciones a los uniformados sobre las razones de su detención.

Tras hacerle saber sobre una norma que indicaba que no podía usar una bikini con colaless en la playa, los policías solicitaron a la mujer que los acompañara hasta la camioneta para mostrarle cuál era el motivo. Uno de los uniformados comenzó a leerle un artículo que sostiene que las personas no pueden estar desnudas en la playa, en los accesos, en el agua o en lugares públicos.

No conforme con la explicación, el hombre que acompañaba a la acróbata contrarrestó a los policías. “Los genitales son desnudez, pero una tanga no lo es. Mostrar los pezones, a menos que sea una actitud sexual, no es ilegal. Esto no tiene nada de sexualmente explícito“, expresó.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

We as women get negativity for our bodies daily. We get slut shamed if we wear small clothing. We get fat shamed if we are too big. We are told we are too tall, too short, too skinny, boobs aren’t perfect, butt is too big or too small, too many tattoos, not enough tattoos, unflattering hair colors, cellulite, thick thighs, broad shoulders, hair is too short or too long, etc. etc. etc. The list goes on forever. . Our bodies are constantly under a microscope. On display for anyone to scrutinize, and, if they deem that body inappropriate—they police it. . No one else has a right to my body. No one else has a right to my comfort. No one can tell me that I am inappropriate for simply existing on a beach in a bikini that I chose to wear. Even when police cuff and forcibly detain me, they still don’t have the right to my body. . You do not have to let anyone make you feel ashamed for the way you look, and you certainly do not have to stand for it when someone decides to put you in danger for how you dress. . I sure as hell am not going to. I am going to make sure that everyone knows how unacceptable this is. This is not just for me. It’s for all women. It’s for women of color who don’t have the privilege to stand up for themselves to a police officer without worrying about getting murdered. It’s for young girls who shouldn’t have to grow up thinking that their bodies are bad or wrong. It’s for all women who have every right to be comfortable in their own skin and wearing whatever they choose whether they want to wear a thong bikini or a hijab or a white tank top or a ball gown or a leather jacket or yoga pants. I will not allow women feel like they are obligated to dress a certain way because it makes someone else feel more comfortable. Absolutely not. . This is a vulgar use of force, an egregious overuse of power, and it needs to be addressed. . . . . #feminist #female #women #womensupportwomen #womenwholovewomen #strongwomen #comfortableinmyskin #bodypositivity #proudslut #empowerwomen #dontpolicemybody #mybody #bodies #humanrights #womensrights #freedoms #defundthepolice #policeaggression #MyrtleBeachPolice #Policedepartment #Blacklivesmatter #blacktransl

Una publicación compartida por Samantha Panda (@sspanda_) el

En respuesta al reclamo, el oficial de policía invocó el código municipal de Myrtle Beach y aseguró que la exhibición de ciertas partes del cuerpo, como las nalgas, es una contravención. Esta nueva respuesta generó indignación en los amigos de la detenida y señalaron que en la playa había otras personas en la misma situación que no habían sido esposadas.

Con el correr de los minutos, la situación se fue poniendo más tensa. Como una manera de intentar disuadir a la persona que grababa, unos de los policías le solicitó que se alejara, pero el hombre alegó que estaba manteniendo el distanciamiento físico previsto en medio de la pandemia de coronavirus.

Finalmente, el episodio llegó a su fin cuando un tercer uniformado se acercó para reiterar las disposiciones del código municipal. “Uso tanga todos los días”, respondió la acróbata, sin dejar de mostrar su sorpresa por la situación.

Ya sin las esposas, Panda se acercó hasta el patrullero donde, con una notebook, el oficial le permitió leer el código. Aclarada la situación, la acróbata y sus acompañantes se retiraron de la playa. Minutos antes de las finalización del video se puede ver a uno de los policías que se aleja en dirección hacia otras personas, presumiblemente con intención de informarles de la resolución del inconveniente.

COMENTARIOS