Finanzas

Acuerdo con los bonistas: Gramercy, el fondo que siempre quiso acordar con la Argentina, aconsejado por empresarios nacionales

Es uno de los fondos que siempre se mostró amigable. Aunque llegó a firmar la carta a Guzmán de reclamo unificado. El rol fundamental de sus socios nacionales vinculados al mundo financiero y a la agroexportación

martes 4 de agosto de 2020 - 8:42 pm

El acuerdo se empezó a cerrar durante el fin de semana. Pero se terminó de pulir anoche. Y fue anunciado a las 3 de la madrugada por el Ministerio de Economía a través de un comunicado.

El texto da detalles del arreglo entre el Gobierno y los tres principales grupos de acreedores que tironearon con Guzmán: el Grupo Ad Hoc -integrado por BlackRock, Fidelity y Ashmore, entre otro fondos-; el Grupo Exchange -Monarch-, y el Comité de Acreedores de la Argentina.

El entendimiento llegó tras un lapso en el que la negociación se había empantanado. O al menos eso parecía. Pero el Gobierno y los tres grupos que reúnen a los principales fondos con títulos públicos bajo legislación extranjera retomaron el diálogo el fin de semana. Lo hicieron vía Zoom. El empresario santafesino Guillermo Whpei, que tiene línea con el fondo Gramercy, concretó gestiones en favor del arreglo. Este empresario del interior del país ligado al mundo financiero y con base de negocios en Rosario que por su agenda personal logró llegar al celular de los pocos que incidieron en esta compleja negociación.

De los numerosos detalles que trascendieron, muchos tuvieron el mismo patrón: hombres de negocios preocupados por el impacto en sus empresas de la caída en default del país; por otra parte, abogados “satélites” de los estudios de los bonistas a los cuales la frustración del acuerdo les traería aparejada la pérdida de inmediatos honorarios, razón por la cual los mensajes de Telegram se agolpaban llamando a la cordura y buscando un interlocutor válido que acorte la diferencia de centavos que hábilmente habían instalado los bonistas luego de una larga negociación en dónde le habían arrancado al gobierno argentino varias “últimas ofertas”.

Sin embargo, este no fue el único hecho dónde la rosca se federalizó ya que muchos hombres vinculados al complejo agroexportador y, principalmente, a la estructura financiera que circunda tal actividad, también intentaron jugar el rol de “celestinos” de la negociación, aunque en muchos de estos casos, la cercanía de ese universo a la anterior administración les jugó en contra a la hora de buscar acercar su aporte.

COMENTARIOS