Coronavirus

Coronavirus: recomendaciones para una lactancia

Cómo actuar si se padece o se sospecha que la madre tiene la enfermedad

miércoles 5 de agosto de 2020 - 7:37 am

Hasta la fecha, no se detectaron partículas virales en la leche de ninguna madre con sospecha o confirmación de COVID-19. Por lo tanto, parece poco probable que la enfermedad pueda transmitirse al amamantar o a través de la leche materna extraída de una mujer considerada caso sospechoso o confirmado de coronavirus.

Los investigadores continúan analizando la leche materna de mujeres con coronavirus, presunta o confirmada. Hasta aquí, no existen motivos para evitarla ni interrumpirla. En los pocos casos de infección confirmada del virus en chicos por fuentes distintas a la lactancia materna, la mayoría de las veces, la enfermedad fue asintomática o tuvo síntomas leves.

De todos modos, durante el amamantamiento, debe aplicar las medidas de higiene adecuadas que incluyan el uso de un barbijo para reducir la posibilidad de contagio a través de gota de saliva y/o contacto.

Las recomendaciones de higiene para quien amamanta con sospecha o confirmación de COVID son:

1. Alimentar al recién nacido con leche materna, ya que los beneficios superan los riesgos potenciales de transmisión; no hay evidencia a la fecha de presencia del virus en la lecha materna.

2. Si está en condiciones clínicas y desea amamantar, deberá ser orientada en las medidas a tomar con el fin de disminuir los riesgos de transmisión a través del contacto con el recién nacido.

3. Realizar el amamantamiento en lo posible fuera de la cama para reducir contacto del recién nacido con superficies potencialmente contaminadas.

4. Lavar las manos durante por lo menos 50 segundos antes de tocar al bebé o antes de retirar la leche materna (extracción manual o con bomba extractora).

5. Usar barbijo quirúrgico y si no lo tuviere usar tapaboca (cubriendo completamente nariz y boca) durante las tomas; evitar hablar o toser durante el amamantamiento.

6. El barbijo debe ser inmediatamente sustituido en caso de tos o estornudo, o ante cada nueva toma.

7. Si se optara por la extracción de leche materna, se recomienda reforzar la técnica de extracción manual.

8. Si se provee por bomba de extracción de leche, debe cumplirse la adhesión a las normas de esterilización. La bomba no podrá ser compartida con otra mamá y la extracción se realizará en la habitación donde se realiza el aislamiento.

9. Si no estuviera en condiciones clínicas para amamantar, la leche será administrada por un acompañante o por personal de la institución. Se recomienda a los equipos que la asistan la extracción periódica de leche con el fin de evitar trastornos mamarios y de mantener la producción.

10. La confirmación de una infección por el virus supone que la madre debe aplicar las medidas de higiene recomendadas durante el periodo de infectividad probable, esto es, durante los 14 días posteriores al inicio de los síntomas o, si duran más de 14 días, durante todo el tiempo en que persistan los síntomas.

Fuente: Dra Gisela Martinchuk (M.N. 95637) / Conbienestar

COMENTARIOS