Cristóbal López

El día que Alberto Fernández benefició a Cristóbal López con los tragamonedas del Hipódromo de Palermo

Gonzalo Odriozola

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Editor en Nexofin

En 2007, el actual Presidente prestó la firma para un convenio que otorgaba a López y De Achával la concesión del HAPSA hasta 2032 y la "obligación" de comprar más de 2.000 tragamonedas

lunes 3 de agosto de 2020 - 12:06 pm

En el año 2007, antes de que Néstor Kirchner terminara su mandato presidencial, éste apuró la firma de un proyecto de ley que beneficiaba a Cristóbal López con la concesión del Hipódromo de Palermo hasta 2032 y con la colocación de más de 2.000 tragamonedas.

Sin embargo, en el medio de ese convenio se encontraba el destituido jefe de Gobierno porteño en 2006 Aníbal Ibarra, quien se negaba a respaldar el acuerdo que beneficiaba a López: “Ni loco salgo a defender eso”, le había dicho el ex intendente de la Ciudad al jefe de la bancada de legisladores k en la Ciudad, según reconstruyó Luis Majul en El Dueño.

Esa ley contemplaba: una prórroga para la concesión del Hipódromo que llegaba hasta 2032, aunque ésta vencía en 2017; la incorporación de más de 2.000 tragamonedas; un acuerdo para que la Ciudad se quedara con el 50% de la recaudación de todo el juego en el distrito; y “seguridad jurídica” al dueño de Oil Combustibles y a su socio Federico De Achával.

Este proyecto contradecía al convenio que Ibarra mandó a la Legislatura en 2003, el cual incluía: “no permitir la instalación de más tragamonedas” y “seguir discutiendo con Lotería Nacional para ver a quién le correspondía la explotación del HAPSA”.

El texto, que firmó Kirchner el 5 de diciembre de 2007, cinco días antes de terminar su mandato, y que otorgaba a López y a Federico De Achaval la potestad para hacer más negocios en el Hipódromo además de que los protegía jurídicamente en caso de que se vieran obligados a vender, llevaba también la firma del por entonces jefe de Ministros, ahora presidente de la Nación, Alberto Fernández, y de la Gobernadora de Santa Cruz y hermana del fallecido expresidente, Alicia Kirchner.

El enojo de Kirchner con Ibarra, por negarse a firmar el convenio, se mantuvo hasta la muerte del expresidente. En 2008 en medio del conflicto del Gobierno con el campo, Kirchner pidió excluir de la conversación sobre este tema a Ánibal Ibarra, que era parte del círculo de aliados del santacruceño en la Ciudad: “El límite es Ibarra”, les había dicho a los miembros de Diálogo por Buenos Aires, entre los que se incluían Miguel Bonasso y Carlos Heller. Sin entender porque lo habían excluido, cuenta Luis Majul en El Dueño, Ibarra estalló contra sus compañeros:

“Basta, muchachos, dejémonos de joder. Kirchner no se enojó conmigo por el tema del campo. ¿Ustedes quieren saber la verdad de por qué Kirchner se enojó conmigo?”.

Y en medio de un prolongado silencio, Aníbal soltó: “¡Kirchner se enojó conmigo porque le dije que no cuando me planteó el tema del juego!”, sorprendió Ibarra y comenzó a contar la historia arriba contada.

La moratoria a Cristóbal López

Hace una semana, el oficialismo aprobó en la Cámara de Diputados una ley que desde la oposición denuncian “es un traje a medida” para el dueño del Grupo Indalo. El proyecto en cuestión permite adherir a la moratoria impositiva a las empresas que se encuentran quebradas.

Al mismo tiempo, permite regularizar deudas relacionadas con el Impuesto a los Combustibles Líquidos y el Impuesto al Juego, dos artículos que no estaban en la moratoria aprobada en diciembre.

La pregunta que queda por responder es: ¿Se trata de un nuevo beneficio del ex jefe de Ministros para el que fuera un gran amigo de Néstor Kirchner?

COMENTARIOS