Ciencia y tecnología

Cómo es Perseverance, el robot que partió hacia Marte en busca de rastros de vida

La NASA realizará hoy el despegue de la nave que transportará a Perseverance, el robot que llevará a cabo la nueva y ambiciosa misión de Estados Unidos, al planeta rojo en busca de vida.

jueves 30 de julio de 2020 - 10:45 am

Durante el día de hoy se realizará el despegue de una nueva misión desde el Centro Espacial Cabo Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida, en donde el enorme cohete Atlas V de United Launch Alliance será lanzado con Perseverance, el el próximo rover de la NASA, que llegará a Marte para febrero del 2021.

Con las medidas de un auto pequeño, Perseverance (Perseverancia) es un vehículo con seis ruedas, de 3 metros de largo; 2,7 metros de ancho y pesa 1043 kilos. Además cuenta con 23 cámaras que funcionan como sus ojos, oídos (dos micrófonos para escuchar los sonidos de Marte), un complejo laboratorio con 7 instrumentos científicos y un brazo robótico de dos metros. Sus herramientas fundamentales son dos láseres y un equipo de rayos X que, proyectados sobre rocas, ayudarán a analizar su composición química y molecular, e identificar posibles compuestos orgánicos.

El vehículo de la NASA deberá aterrizar en el planeta rojo para febrerro del año próximo -se estima que el 18 de dicho mes alcanzaría el suelo marciano-, en concreto, en el cráter Jezero, donde corrió un río hace 3500 millones de años, depositando lodo, arenas y sedimentos. “Es uno de los deltas mejor conservados de la superficie de Marte”, según la científica de la NASA Katie Stack Morgan. En la Tierra, se han encontrado fosilizados microbios de miles de millones de años en rocas de deltas similares.

La misión fue emprendida ya que el planeta rojo una vez tuvo los ingredientes de la vida: agua, compuestos orgánicos y un clima favorable. En las muestras que recolectará Perseverance, los científicos esperan encontrar fósiles de bacterias o de otros microbios y confirmar que la vida existió en Marte. También está destinado a ser el primer paso en una ambiciosa misión de dos partes que, algún día, devolverá muestras marcianas a la Tierra.

La misión tiene dos objetivos principales: buscar rastros de vida pasada y recolectar muestras que serán selladas herméticamente en tubos dentro del vehículo explorador. Pero Perseverance probablemente no podrá decir si una roca contiene microbios antiguos. Para tener certeza, será necesario que las muestras sean finamente diseccionadas en la Tierra para eventualmente distinguir rastros microscópicos de organismos antiguos.

COMENTARIOS