Salud

Cómo cuidar a las mascotas del estrés durante la pandemia

Cómo les afecta esta situación y qué se puede hacer al respecto

jueves 30 de julio de 2020 - 7:18 am

El estrés es cualquier factor que tienda a sacar del estado de equilibrio fisiológico del animal. Debido a nuestro estilo de vida actual, el miedo y el dolor son, en nuestras mascotas, los estímulos estresores más frecuentes.

Es importante aclarar que existe un estrés fisiológico “saludable” (euestrés) y uno que no lo es (diestrés). El primero le permite a los animales reaccionar para generar adaptaciones necesarias, huir de algún peligro o protegerse.

Si no logra gestionar en forma apropiada su estrés, el gasto de energía aumenta su comportamiento se vuelve errático y comienzan los problemas conductuales como las vocalizaciones sin sentido, perseguir la cola, esconderse bajo las camas, orinarse, etc.

Estas manifestaciones conductuales pueden derivar a problemas físicos como otitis, gastroenteritis, cistitis, conjuntivitis, trastornos del sueño entre otros, productos del sobre desgaste metabólico derivado del ciclo del estrés.

Durante este contexto de pandemia, es probable que tu mascota este siendo sobre-exigida desde distintos puntos de vista. Puede que por temas de distribución no ha podido recibir su alimento, o tal vez se lo has tenido que cambiar en forma abrupta.

Asimismo, pasando por la disminución de su actividad física (paseos más cortos), hasta que el estrés de nosotros genera un ambiente poco propicio si estamos menos tolerantes con ellas y levantamos la voz o tenemos cualquier manifestación de nuestro diestrés con ellos.

Si antes de la pandemia algunas situaciones, como ir al veterinario, la estresaba, ahora se puede ver agravado por el contexto actual. En situaciones de estrés agudo, presentará síntomas reconocibles como babeo, jadeo, lamerse los labios, inquietud, ansiedad, temblor, agresividad

Si te genera dudas que pueda estar bajo alguna de estas condiciones consultá a tu veterinario. Algunos consejos que puedes seguir para prevenir son:

– La alimentación con bajo contenido de granos

– Usar lavanda como aromaterapia en casa

– Si es posible, que tenga contacto con la tierra con sus patas

– Potenciar los ejercicios olfativos.

– Entregarles cariño que potencian. el vínculo con ellos y aumenta la liberación de endorfinas (hormonas necesarias para bajar el cortisol)

– Realizar actividades que la entretengan

Fuente: La Bioguía

COMENTARIOS