Policiales

Nueve personas usurparon una casa en Castelar y atacaron con una motosierra a los dueños

El sobrino de la fallecida dueña sospecha que detrás de la usurpación hay una mafia que opera con la complicidad de una escribanía y la connivencia policial. En esa misma cuadra, pero 6 meses atrás, también tomaron una propiedad

lunes 27 de julio de 2020 - 11:12 pm

Nueve personas ingresaron por la parte trasera de un chalet en la calle Aristóbulo del Valle al 400, en la localidad bonaerense de Castelar, rompieron la cerradura de la puerta y la usurparon: hicieron una conexión de gas clandestina para no sufrir las consecuencias climáticas del invierno, le pusieron un candado a la reja del frente de la propiedad y se armaron con palos, facas, cadenas y hasta una motosierra para resistir a un posible desalojo.

Al advertir la situación, los vecinos se comunicaron rápidamente con los dueños el viernes por la tarde y este lunes se congregaron en la puerta de la vivienda para exigirles a los usurpadores que se fueran de allí.

Lo que nunca imaginaron era a uno de los ocupas saliendo de la casa con una motosierra y amenazando con matarlos si alguno se atrevía a ingresar a la propiedad.

“Ustedes son usurpadores y se van a ir”, les gritaban los vecinos mientras que los que estaban dentro aseguraban que uno de los dueños los había contratado para cortar el pasto y hacer una limpieza. Pero luego, la situación se desmadró y los usurpadores atacaron con palos, rastrillos, facas y cadenas a las personas que intentaban desalojarlos.

El momento de mayor tensión se produjo cuando uno de los ocupas salió con una motosierra y quiso cortarles las manos a los hombres que movían las rejas del portón para intentar abrirlo.

 

Tras la denuncia al 911, se presentaron tres patrulleros “pero mucho no pudieron hacer”, relataron los vecinos. Finalmente, los ocupas decidieron abandonar por cuenta propia la casa debido a la escala de tensión y la resistencia que ofreció todo el vecindario.

“Mi tía tenía 93 años. Murió hace un año y medio. No tenía hijos y quedamos como herederos varios sobrinos. Estamos haciendo la sucesión y mientras tanto la casa estaba vacía. Lo único que pagamos era la luz, más que nada para limpiar y por si teníamos que cortar el pasto”, contó Pablo a TN, uno de los futuros herederos.

Cuando Pablo se hizo presente en el lugar y les exigió que se retiraran del lugar, “los usurpadores alegaron que eran jardineros y que venían a limpiar la casa”. Y agregó: “Cuando llegó la policía, la señora que organizó la toma les dijo a los efectivos que se sentía amenazada por nosotros. Es el país del revés”, se indignó Pablo.

COMENTARIOS