Política

La deuda de Urribarri: a 10 años de su “inauguración”, continúa inconcluso el Hospital Bicentenario

Con una curva creciente de casos de coronavirus en la provincia, la oposición salió a exponer el estado de abandono de la "megaobra" anunciada en 2010 e inaugurada un año después por Urribarri y Cristina Fernández de Kirchner; se invirtieron casi 200.000 millones de pesos de entonces, y sólo se hicieron dos de los 12 pabellones prometidos

viernes 24 de julio de 2020 - 12:01 pm

En momentos de mayor profundización de las crisis, las falencias de los distintos sistemas comienzan a salir a la luz sin importar el paso del tiempo. La pandemia de coronavirus ha suscitado y reavivado ciertas polémicas en torno al tratamiento de la misma y al estado en que el área de salud se encuentra en nuestro país. La falta de insumos, la desinversión y el retraso en el pago de los sueldos al personal sanitario constituyen algunas de las cuestiones que atraviesan ciertas regiones a lo largo y ancho del país, y que acentúan la preocupación de toda la población.

En materia de desinversión y discontinuidad, el Hospital Bicentenario en Gualeguaychú en Entre Ríos clarifica el asunto a analizar. Surgido a partir de un convenio con el PAMI, comenzó a ejecutarse en 2010 y fue inaugurado a través de una “videoconferencia” por la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández, días antes de las elecciones de Octubre en 2011. El acto contó con la presencia del gobernador de ese momento, Sergio Urribarri.

El presupuesto inicial abarcaba un total de 169.834.241,70 pesos. En noviembre de 2013, a través de los recursos aportados entre la Nación y la Provincia, se dispuso una ampliación de partidas por otros 24.331.402,20 pesos.

En total se asignaron 194.165.643,90 pesos y sólo se terminaron los pabellones “E” y “F”. La labor estuvo a cargo de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) conformada por las firmas Ernesto Ricardo Hornus SA, Construcciones Antonio Caballi SA y Szczech Constructora SA. El tiempo destinado a su construcción estaba pautado para finalizar a los 30 meses de haber iniciado la misma.

Foto: R2820

Al día de hoy, de los 12 gigantescos pabellones y dos subsuelos, sólo operan dos: uno destinado para oficinas administrativas y otro para consultorios externos. Como si fuera poco, el personal de salud se encuentra repartido en distintos establecimientos: mientras la mitad cumple funciones en el viejo hospital, la otra parte lo hace en el nuevo.

Foto: R2820

En un informe periodístico publicado en la edición online de la Revista Análisis, se detalla la infraestructura con la que podría haber contado el hospital si hubiese finalizado la obra con las inversiones correspondientes:

  • Un nosocomio con más de 230 camas disponibles, con un pabellón entero para la Unidad de Terapia Intensiva e, incluso, otro espacio diferenciado para la Unidad de Terapia Intensiva pediátrica;
  • 20 mil metros cuadrados cubiertos con 12 pabellones y dos subsuelos;
  • Una planta baja con administración, consultorios externos, sala de diagnóstico por imágenes, servicio de hemoterapia, laboratorio, hospital de día y farmacia;
  • Un primer piso con dos sectores de internación general con 66 camas cada uno;
  • Pediatría y maternidad con 60 camas;
  • Neonatología con 10 cunas, cocina de leche y centro obstétrico con un quirófano para cesáreas;
  • Cuatro salas de Unidad de Trabajo de Parto y Recuperación (UTPR) y una sala de recuperación obstétrica con dos camas;
  • Unidad Coronaria con cuatro camas;
  • Centro quirúrgico con cinco quirófanos y sala de recuperación con cuatro camas, y taller ocupacional con habitaciones para alojar 12 madres; entre otras tantas cosas.

Juan Ignacio Olano, concejal de Juntos por el Cambio de la ciudad de Gualeguaychú, envió una columna de opinión a R2820 donde, entre varias críticas, cuestionó al kirchnerismo local por la discontinuidad en el proyecto del Hospital Bicentenario y advirtió que “ya vamos para el Guinness por el tiempo de obra”.

Foto: R2820

“Por si están de memoria frágil les recordamos que ha pasado más de una década desde el inicio de las obras y supuestamente debería estar en pleno funcionamiento. ¿Qué habrá pasado con los fondos destinados? ¿Hacia dónde se habrán esfumado? ¿Qué pasó con la obra tantas veces prometida por Cristina, Urribarri y todo el kirchnerismo local?“, expresó en la nota el concejal.

“Pensemos que importante sería que el Hospital Bicentenario estuviera terminado y funcionando en esta coyuntura sanitaria producto del coronavirus. Ya ha quedado más que claro que la salud no es prioridad para el kirchnerismo vernáculo. Sólo repite clichés de un relato vacío e hipócrita mientras sigue erogando cientos de millones de pesos mensuales en sueldos de una planta política provincial gigantesca”, continuó.

A su vez, aprovechó la publicación de la columna para cuestionar la falta de “mea culpa” de la gestión K en sus 12 años de gestión sumamente cuestionados por hechos de corrupción. Entre los apuntados, estuvo el actual embajador argentino en Israel, Sergio Urribarri, al cual calificó su viaje como “fuga” diplomática para evadir a la Justicia.

COMENTARIOS