Belleza

Consejos para lucir una barba suave y cuidada

Todo lo que tenés que saber en cuanto a productos y cuidados para mantenerla fuerte y saludable

viernes 7 de agosto de 2020 - 7:28 am

La barba puede cambiar por completo las facciones de una persona. Por ello, es imprescindible mantenerla cuidada.

Para muchos, hacer crecerla adecuadamente es una tarea imposible, ya que hay momentos a lo largo del crecimiento en los que el vello se vuelve más grueso y duro, ocasionando picores, molestias e irritaciones. Pero eso no debería impedirte hacer crecer una barba abundante, suave y bien cuidada. Si tiene una textura rugosa y desagradable o querés ablandarla para que crezca más fácilmente, seguí estos tips.

Para suavizarla naturalmente, debés tener en cuenta lo importante que es cuidar de tu vello facial con productos igual de específicos que los que usás para tu cabello, cutis o cuerpo. Por ello, el primer paso para será limpiarla a diario con un jabón específico que refresque tu piel y ablande el vello.

Optá por un buen shampoo para barbas y aplicalo siguiendo las instrucciones de cada envase. Lavá la superficie y las raíces de la barba masajeando la zona con los dedos. Hacé movimientos circulares para estimular la circulación del área y, después de unos minutos, enjuagá adecuadamente el producto y secala dando pequeños toques. Dejá que la zona repose unos minutos y repetí este proceso de 3 a 5 veces por semana.

Esto te permitirá retirar la suciedad de tu vello facial y nutrirlo profundamente para que crezca más sano, blando y suave. Por otro lado, usar un acondicionador para barbas te permitirá mantenerla hidratada y suavizarla. Si querés calmar la rudeza de tu vello facial y ablandarlo para que sea más manejable, es tu aliado.

Invertí en un acondicionador de calidad es clave para garantizar el efecto deseado. De ser posible, que contenga vitamina E, pues es la mejor sustancia para suavizar la barba rápidamente. Los acondicionadores funcionan hidratando en profundidad la piel de debajo de la barba y reduciendo la rigidez y el tacto áspero.

Úsalo después de haber empleado el shampoo para barbas específico, aplicando una cantidad generosa y masajeando con movimientos circulares. Después, enjuagá y secá con una toalla.

Por otro lado, existen aceites que pueden ayudar a que luzcan más brillosas. Aplicá 2 o 3 gotas sobre tu mano y frotá sobre la barba usando tus dedos para masajear la zona. Si bien debés observar las cantidades recomendadas en cada aceite, no deberías nunca aplicar más de 5 gotas, puesto que darías un aspecto grasoso.

Estos son algunos de los aceites recomendados

Aceite de coco: gracias a su alto contenido en vitaminas, minerales y ácidos grasos, aporta al vello un gran poder humectante que permitirá suavizar el pelo y aliviar la piel.

De jojoba: es un hidratante perfecto para piel y cabello. Su textura no grasa favorece el aumento de la flexibilidad del pelo, aportando suavidad y ligereza.

De romero: revitaliza el nacimiento del vello facial, por lo que es ideal para estimular su crecimiento. También es una buena opción para tonificar y refrescar la piel.

De lavanda: ayuda a frenar la caída, minimiza los picores de la piel gracias a su poder antiséptico y evita la proliferación de bacterias en la barba.

De tomillo: es perfecto para regenerar los folículos pilosos y ayudar al crecimiento adecuado del vello facial, alisar la barba y a que luzca más suave. Podés usarlo para frenar la caída del pelo y evitar la descamación en la zona de la barbilla.

De oliva: es nutritivo, hidratante, regenerador y protege el cabello y la piel.

De pino: si querés que tu barba perdure, nada mejor que cuidar los folículos de la zona para estimular un crecimiento saludable constante. Este aceite, además de nutrir e hidratar, regenera los folículos pilosos y combate molestias e irritaciones en la piel.

De rosa mosqueta: actúa como regenerador del cutis, aporta suavidad, brillo y maleabilidad a tu barba.

De té verde: es refrescante y tonificante, cuenta con propiedades antioxidantes que combaten los radicales libres de la piel y ayudan a lucir un cutis joven.

Dentro de tu rutina de cuidados, podés incluir tónicos, productos esenciales para limpiar el vello facial en profundidad, combatir el exceso de grasa en la zona y estimular el crecimiento.

Tónicos para tu barba

De limón y pepino: los tónicos naturales a base de cítricos cuentan con propiedades antioxidantes y refrescantes beneficiosas para el vello facial. Eiminan la suciedad, las impurezas de la piel, equilibran la producción de sebo y cuidar el cutis.

Licuá medio limón y un pepino mediano, mezclá bien ambos ingredientes y aplicá un par de gotas sobre tu barba después del uso del suavizante.

De vinagre de manzana: mezclá una parte de vinagre por cuatro partes de agua y, si podés, usá un vinagre de manzana ecológico que conserve todos sus minerales y vitaminas. Este ácido ayudará a preservar el pH natural de la piel, evitará que se reseque y que tu barba crezca áspera y dura.

De agua de rosas: cuenta con propiedades antiinflamatorias que ayudan a combatir los picores y las irritaciones incluso de las pieles más sensibles. Un par de gotas en tu barbilla puede ayudarte a cuidar tu barba y tu piel.

Después de lavar, hidratar y tonificar, añadí un poco de bálsamo para acomodar y suavizar la barba. Actúa como un acondicionador pero no necesita enjuagado. Podés probar los que son a base de manteca de karité, que son los más hidratantes. También son beneficios los hechos a base de cera de abeja, ya que sellan la humedad de la barba y fijan los vellos más rebeldes, otorgando control y brillo. En cualquier caso, lo importante es que sea de calidad y contenga ingredientes naturales para no poner en riesgo la piel.

Además de la limpieza, es importante cepillarla a diario para eliminar nudos, retirar la piel muerta que pueda producir picor y mantener el cabello en perfecto estado. Si quieres ablandar el cabello de la zona o alisarlo un poco, optá por los cepillos para barba de cerdas de jabalí, un producto resistente e ideal para regular el sebo de la piel. Evitá los de plástico, ya que suelen dañar el pello. Usá peines de madera o hueso, pues son los más adecuados para dominar el vello duro de la barbilla.

Fuente: Un cómo

COMENTARIOS