Belleza

Consejos para una correcta depilación de la zona íntima

Qué tener en cuenta según el elemento que se use para este fin

jueves 6 de agosto de 2020 - 7:30 am

Al tratarse de una zona muy sensible del cuerpo, es importante seguir una serie de consejos para depilarse la zona íntima de forma segura y sin lastimarse.

Existen muchas opciones, en las mujeres, es frecuente con máquinas de afeitar y se hacen menos la cera porque muchas han optado por la depilación láser.  En el caso de los hombres, ellos tienden a hacerse menos láser y a rasurarse más con máquina o con cuchilla. La cera, al ser más dolorosa, no es una técnica que empleen con tanta frecuencia los varones, aunque poco a poco van optando por la depilación definitiva, como al láser, para la depilación íntima.

Cuchilla: Es el tipo de depilación más rápida y accesible. Corta el pelo a la altura de la salida en la piel, por lo que según sigue su crecimiento comienza a verse de nuevo.

Cera: Emplea calor, y retira el pelo de raíz. Tardará unas semanas aproximadamente en salir de nuevo. Si se usa esta opción, al ser una zona de la piel más delicada, a la hora de pegar el tirón, hay que sujetar bien la piel. Además, en este caso la cera no tiene que estar muy caliente ya que puede quemar esta piel que es más sensible.

Crema depilatoria: Corta a nivel de la salida en la piel por destrucción química del pelo pero no es recomendable el contacto con la zona mucosa de los genitales, por lo que hay que tener mucho cuidado en la aplicación en casa. Se desaconseja su uso en esta zona ya que puede generar dermatitis.

Láser, fotodepilación: Son técnicas definitivas, que irán destruyendo el pelo del folículo para que no vuelva a salir.

La depilación con cuchilla debe ser muy cuidadosa. Hay que tener en cuenta que a mayor irregularidad en la piel, mayor probabilidad de realizarse cortes más o menos profundos. Cada corte o lesión en la piel, abre un camino directo a los gérmenes y a las infecciones de transmisión sexual.

La depilación debería hacerse con la zona limpia, correctamente hidratada y bajo visión directa, algo que es extremadamente en la zona genital.

Es una zona con muchos folículos pilosos, sudoración y humedad, por lo que la salida del nuevo vello puede ser dolorosa e incluso complicarse con infecciones (forúnculos, foliculitis). Se recomienda evitar la zona de los labios, que es más sensible e irregular y, por lo tanto, más susceptible a lesionarse con las cuchillas. Es fundamental estirar bien la zona para que la depilación sea lo más segura posible.

Es importante limpiar bien la zona tras la depilación e hidratarla. Se aconseja el uso de geles específicos de la zona íntima e hidratantes no alcohólicos con ingredientes compatibles con piel sensible. La mucosa genital de la vagina puede estar expuesta a estos productos por lo que hay que extremar las precauciones, y es preferible emplear un gel de higiene íntima para este lavado, que no destruya la flora vaginal. La limpieza en los días posteriores a la depilación es aún más importante para disminuir el riesgo de infecciones en el folículo piloso.

Diez claves para conseguir una depilación de la zona íntima eficaz:

– Recortar un poquito el pelo para facilitar el trabajo posterior.

– Aplicar algún producto que facilite que la maquina deslice mejor, como agua, jabón o crema.

– Usar una maquinilla que no haya sido usada en otra parte del cuerpo, preferiblemente que sea nueva.

– Levantar el vello sin presionar demasiado con la afeitadora para cortarlo.

– Comenzar por la zona de los labios mayores y continuar por el monte Venus.

– Parar en el momento en el que notes irritación o quemazón.

– Durante las horas siguientes se recomienda usar una ropa suave y ligera, a poder ser de algodón.

– Evitar la exposición al sol inmediatamente antes o después de la depilación, ya que puede favorecer la
aparición de quemaduras e inflamación.

– Durante las horas posteriores evitar lavar la zona con agua muy caliente y usar un gel de higiene íntima apto para uso cotidiano.

– La higiene íntima tiene que ser mucho más exhaustiva si la depilación es integral, puesto que el vello actúa como escudo protector y contribuye a mantener la humedad de la piel, además evita la fricción directa con ropa o protectores, por ejemplo.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS