Alimentación

Algunos alimentos que no conviene mezclar

Los antinutrientes pueden dificultar la absorción de grasas, proteínas, vitaminas, minerales e hidratos de carbono

miércoles 5 de agosto de 2020 - 7:38 am

Hay ciertos alimentos que no se deben mezclar con otros. Esto es debido a que existen productos que pueden contener sustancias del tipo “antinutrientes”, que podrían actuar dificultando el aprovechamiento de: grasas, proteínas, vitaminas, minerales e hidratos de carbono.

Los antinutrientes son sustancias químicas presentes de forma natural en los alimentos, que interfieren –o directamente inhiben– la absorción de determinados nutrientes. Puede ser porque se unen a ellos formando complejos que terminan siendo eliminados en las heces o bien porque inactivan o reducen la actividad de las enzimas digestivas.

Estas sustancias se encuentran fundamentalmente en los alimentos de origen vegetal, ya que forman parte del mecanismo de defensa de los vegetales frente a insectos y otros problemas externos.

Los antinutrientes están principalmente en los vegetales, frutos secos, semillas y cereales, aunque también podemos encontrar alguno en el huevo, por ejemplo. Estos son los más comunes.

Ácido fítico

Está presente en semillas, granos, frutos secos y legumbres. Puede afectar a la absorción de zinc, hierro, magnesio, cobre, fósforo y calcio. También puede inhibir enzimas digestivas, necesarias para romper en fracciones más pequeñas el almidón y las proteínas.

Ácido oxálico

Forma complejos no absorbibles con minerales como el hierro, el magnesio, el zinc o el calcio que están en alimentos de origen vegetal como las espinacas, remolacha o acelgas. Se encuentra fundamentalmente en el chocolate, en las espinacas y en el café.

Sustancias bociógenas

Reducen la absorción del yodo de la dieta y están presentes en coles, coliflores, nabos, etc., aunque su actividad se reduce con el cocinado. Deben tener especial cuidado los que sufren hipotiroidismo, ya que el yodo forma parte de la estructura de las glándulas tiroideas.

Tripsina y lecitina

Son proteínas que se encuentran en las leguminosas, principalmente en los porotos blancos. Actúan como inhibidores de proteasas, lo que implica que la digestión de las proteínas se realice de forma más lenta.

Taninos

Están en el vino y en el té verde. Tienen una función quelante, puesto que se unen a determinados metales como el hierro y el zinc, para ser eliminados luego a través de la orina o de las heces.

¿Qué alimentos no conviene mezclar con otros?

Una vez que ya sabemos cuáles son los antinutrientes y en qué alimentos están presentes, podemos intuir que hay algunos alimentos que no se deberían mezclar. Así, evitaremos que disminuya la absorción de minerales o se ralentice la digestión.

– Lentejas y, de postre, yogur: las legumbres contienen ácido fítico, que dificulta la absorción del calcio del yogur. Una combinación más acertada sería tomar de postre una naranja o un kiwi, ya que la vitamina C ayuda a la absorción del hierro presente en las lentejas.

– Una copa de vino con frutos secos: los taninos presentes en el vino impiden la absorción del hierro y el zinc de los frutos secos.

– Espinacas gratinadas con queso: las verduras de hoja verde contienen oxalatos, que son sustancias que reducen la absorción del calcio presente en el queso y en los lácteos.

– Porotos blancos con carne: si quieres hacer un guiso, la mejor opción es hacerlo con verduras, ya que la tripsina y la lecitina presentes en las judías dificultan la digestión de la carne.

– Cereales con refresco: hay bebidas y refrescos que incorporan fosfatos, aditivos conservantes, que obstaculizan el aprovechamiento del magnesio contenido en los cereales.

– Remolacha con soja: como la espinaca y la acelga y otros productos de origen vegetal, la remolacha contiene ácido oxalático que inhibe la absorción del calcio contenido en la leche y en otros derivados lácteos.

– Verduras de hoja verde y un batido: los alimentos ricos en hierro (verduras, pipas, algas, carnes rojas, vísceras, germen de trigo) se llevan mal con la leche chocolatada. Esta contiene sustancias que limitan la absorción de este mineral: el calcio y los taninos (compuestos polifenólicos) del cacao.

– Arroz integral con verduras: La ‘convivencia’ tampoco es buena en este caso. El ácido fitico presente en cereales integrales como el arroz, los frutos secos y las semillas interacciona con ciertos minerales (el hierro de las verduras de hoja verde, el zinc que esta presente en el hígado, el marisco o los lácteos).

– Pescado crudo con pan integral: Tanto el marisco como el pescado al natural contienen tiaminasa, una enzima (que se destruye en la cocción) que impide la asimilación de la tiamina o vitamina B1, presente en la carne de cerdo y de vacuno, en las legumbres, los frutos secos y el pan integral, entre otros.

– Pollo con papas: No se deben mezclar proteínas y almidones. Lo ideal sería acompañar el pollo, la carne o el pescado por algunos tipos de verduras, como berenjenas al horno o un tomate condimentado con un chorrito de limón.

Fuente: Mejor con salud / Mia

COMENTARIOS