Alimentación

Cómo elegir un producto verdaderamente light

Cómo leer la etiqueta para saber qué aporta

lunes 3 de agosto de 2020 - 7:34 am

Light es sinónimo de bajo, leve, reducido, liviano. Este término se puede aplicar al aporte de calorías y de distintos nutrientes (hidratos de carbono, azúcares, grasas totales, grasas sa­turadas, colesterol y sodio) siempre que el producto cumpla con el atributo de ser realmente bajo en algún aporte especificado en las Normas para la Rotulación y la Publicidad de Alimentos y esté reducido en un mínimo del 25% en su contenido energético o en el nutriente declarado respecto de la versión común.

Cuando este se cumple, la norma exige que en la proximidad del término Light del rotulado se especifique el nutriente o valor energético (calórico) al que hace alusión. Sin embargo, el hecho de que sea light no significa necesariamente que sea reducido en calorías. Tanto es así que, en algunos casos, el valor calórico puede ser igual o mayor a la versión común del producto.

Usá la información de la etiqueta nutricional a tu favor:

1. Mirar cuál encabeza la lista. Los ingredientes se enumeran en forma decreciente según la cantidad siendo el primero el que aporta más calorías a la composición del alimento. Por ejemplo: si en los ingredientes de un aderezo figura en primer lugar el aceite, éste se encuentra en mayor proporción y las calorías de ese producto van a provenir en su mayor parte de grasas.

2. Revisar los aportes de acuerdo a la porción ofrecida en la tabla. Algunos explican su composición nutricional cada 100 gramos de producto, otros lo hacen por porción y otros de las dos maneras. Este detalle es importante para comparar, por ejemplo, las calorías de dos productos distintos o de un mismo alimento. Si en una etiqueta nutricional la porción del alfajor es “½ alfajor” los nutrientes a considerar deben ser el doble de lo indicado en el envase.

3. Considerar el porcentaje de grasas totales, saturadas y sodio por 100 g. Una escala simple para evaluar es: hasta 5% = bajo, o más de 20% = alto.

4. Chequear la presencia de grasas. El hecho de que una etiqueta señale “colesterol 0%” no significa que no eleve el colesterol en sangre sino que no aporta ese tipo de grasa específica, aunque contiene otras. Puede tener grasas saturadas o trans, como es el caso de la margarina. Por eso es importante fijarse en la grasa total y en el tipo de grasa que tiene.

5. Prestar atención a las proteínas y la fibra. Algunas marcas de fideos señalan en su envase “con morrón” y, sin embargo, en la información nutricional el espacio de fibra marca un aporte de cero. Eso significa que solo tienen colorantes.

Fuente: Web Dr. Cormillot

COMENTARIOS