Política

La Cámpora tuvo que desmentir un pacto para quedarse con la intendencia de Ensenada

La respuesta surgió tras fuertes rumores que indicaban que la agrupación ultrakirchnerista avanzaba en posiciones claves dentro del municipio para quedarse con la sucesión de Mario Secco ante la imposibilidad de este último de obtener una nueva reelección en 2023

viernes 17 de julio de 2020 - 3:16 pm

La agrupación política La Cámpora tuvo que salir a desmentir un pacto con el actual intendente de Ensenada, Mario Secco, para quedarse con el manejo de la municipalidad a partir del 2023, ante la imposibilidad del jefe comunal de lograr, una vez más, una reelección en los próximos comicios.

“Lo desmentimos categóricamente”, escribieron desde la agrupación política en un comunicado oficial, que luego fue compartido en la cuenta de la red social Facebook de Javier Romero, quien fue apuntado como el principal interesado en sellar un acuerdo político con Secco.

En el comunicado, La Cámpora agregó: “Hablar de candidaturas es este contexto de crisis económica, sanitaria y social es subestimar a nuestros vecinos/as y familias que la están pasando realmente mal”.

Luego, desde la agrupación defendieron al actual intendente de Ensenada y denunciaron una supuesta “persecución mediática y política” que buscaría “poder claudicar y ver de rodillas a uno de los mayores exponente de nuestro espacio político”.

Los rumores comenzaron a circular tras el intento de Secco de bloquear a Ramón Galarza, actual secretario General de la filial Ensenada del Sindicato Unido de Petroleros e Hidrocarburíferos (SUPeH).

La versión de un acuerdo entre Secco y La Cámpora tomó cuerpo en las últimas semanas a raíz de que el intendente comenzara una cruzada para que integrantes de La Cámpora sin experiencia se alzaran con lugares clave en la petrolera. Uno de estos sitiales lo ocupa actualmente “Patucho” Álvarez, en la estratégica gerencia de Relaciones Institucionales de la refinería. La Cámpora actualmente se encuentra enfrentada al mencionado Galarza, quien encabezó en los años 90 fuertes luchas en contra de la privatización de la empresa formó parte de los sindicalistas que frenaron la pérdida de cientos de puestos de trabajo en la refinería.

COMENTARIOS