Psicología

Anorexia en hombres: un trastorno más común de lo que se piensa

Cómo vive el sexo masculino esta enfermedad

viernes 31 de julio de 2020 - 7:57 am

La anorexia muchas veces se adjudica al sexo femenino, pero lo cierto es que puede afectar a ambos sexos. El hecho de ignorar que los varones pueden sufrir este trastorno hace que muchos casos ni siquiera sean diagnosticados.

En un pensamiento general y colectivo, el hombre sigue teniendo que cumplir con el rol de fortaleza, decisión y virilidad. Esto hace que se siga creyendo que no es vulnerable a este tipo de problemas cuando, en realidad, es todo lo contrario.

La anorexia en hombres, al igual que en las mujeres, se caracteriza por un peso muy bajo y un temor intenso a que este aumente. Además, suele haber una imagen corporal propia distorsionada. Son personas muy delgadas que se ven gordas y, además, tienen miedo a engordar.

Poco a poco reducen la cantidad de comida hasta mínimos que no son nada saludables. Incluso, pueden estar sin alimentarse durante días.

También puede manifestarse en la realización excesiva de ejercicio físico, buscando quemar las calorías ingeridas. Del mismo modo, es frecuente que cuenten las calorías de todos los alimentos y que se pesen a repetición, varias veces el mismo día.

En otros casos, para evitar subir de peso, se provocan el vómito después de las comidas o usan laxantes y enemas para defecar. La práctica de ocultarse para comer también es otro signo clásico que se combina con el hecho de tirar el alimento que se les ofrece para evitar consumirlo. 

El hecho de reducir la alimentación progresivamente hace que se instaure un estado de desnutrición. El hombre anoréxico se identifica de forma visual porque tiene una apariencia delgada, suele estar cansado siempre e incluso sufre desmayos y caídas que provienen de su debilidad muscular.

Es muy común que padezcan anemia, presión arterial baja y piel reseca. Al tener un porcentaje de grasa corporal muy bajo, tienen una mayor sensibilidad al frío. En algunos casos, el vello del cuerpo se vuelve fino y el cabello quebradizo y débil.

Además, sufren insomnio, irritabilidad y trastornos anímicos. El impacto se manifiesta en todos los ámbitos de la vida. En especial, las relaciones sociales se afectan, ya que no aceptan consejos ni críticas de los demás que les hacen notar su delgadez o su mal estado físico.

Debemos entender que existen muchos factores capaces de desencadenar un trastorno alimenticio. Es necesario avanzar como sociedad hacia la eliminación de los estigmas y fortalecer el apoyo de las redes sociales íntimas, como familiares y amigos. El primer paso ante cualquier signo es contactar con un especialista ya que se necesita un abordaje multidisciplinar.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS