Salud

Qué medicamentos y bebidas aumentan la transpiración

Qué factores inciden en la sudoración y el mal olor

lunes 10 de agosto de 2020 - 7:23 am

La transpiración es una respuesta fisiológica del organismo para regular la temperatura del cuerpo. Algunos alimentos producen un aumento inmediato de la sudoración en determinadas personas, el ejemplo más típico son los picantes.

El alcohol, las bebidas o alimentos con cafeína o teína también pueden incrementarla. Asimismo, las bebidas muy calientes suben la temperatura corporal y generan un mecanismo regulador de la temperatura que puede derivar en un aumento del sudor.

Para quienes sufren de hiperhidrosis se recomienda evitar el tabaco, y aunque no existen estudios donde quede clara su implicación, sí parece que puede producir un aumento de la sudoración.

Por otro lado, algunos medicamentos incrementan la sudoración por causas no del todo aclaradas. Por ejemplo, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, los antidepresivos tricíclicos, los agentes colinérgicos, algunos hipoglucemiantes como la insulina o las sulfonilureas, agonistas beta, triptanes, opioides, antiandrógenos, inhibidores de la aromatasa, betabloqueantes, etc.

Existen dos tipos de sudor: el que emiten las glándulas ecrinas (distribuidas por toda la superficie corporal), que es transparente e inodoro. Y el que producen las glándulas apocrinas (presentes en las axilas, las areolas mamarias, el conducto auditivo externo y la región inguinal y púbica), que es más espeso y es el responsable del olor al contactar con las bacterias presentes en la superficie de la piel.

En función de la cantidad de glándulas apocrinas de la zona corporal existen más posibilidades de que exista mal olor, así como en función de algunas infecciones de la piel que producen de forma característica mal olor.

Algunos tienen más tendencia a que el sudor vaya acompañado de mal olor, dependiendo del número y distribución de las glándulas sudoríparas en el cuerpo y del tipo de bacterias saprofitas de la piel de cada individuo.

Para reducir el olor provocado por la transpiración, se pueden emplear productos antitranspirantes y desodorantes, ropa de algodón y mantener una buena higiene. Los antitranspirantes reducen la cantidad de sudor bloqueando los conductos excretores de las glándulas o como astringentes, y los desodorantes contienen fragancias que enmascaran o reducen el olor.

Ante cambios en la sudoración o en el olor del sudor consultar con un dermatólogo. Algunas infecciones bacterianas de la piel cursan con mal olor en axilas y pies que se confunden con el olor del sudor. Estas enfermedades tienen tratamiento específico con diversos antibióticos.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS