Salud

¿Tenés mucha sed todo el tiempo? Estos pueden ser los motivos

Cuáles pueden ser algunas de las razones de una sed excesiva

jueves 23 de julio de 2020 - 7:08 am

La sed excesiva es un indicador de que algo no está funcionando bien en el cuerpo. Por norma general, el organismo humano es eficiente controlando el mecanismo de la sed para incitar a la ingesta de líquidos. Si no lo fuese sobrevendrían múltiples problemas.

Con el equilibrio del agua a través del deseo de tomarla, se compensan las pérdidas que tienen lugar a través del sudor o de la orina. No obstante, en algunas ocasiones dicho mecanismo fisiológico falla o aumenta en exceso. Estos pueden ser los motivos:

Un aumento del azúcar

El nivel de azúcar en la sangre puede influir en el mecanismo que regula la sed de manera directa. Si la glucemia se eleva por encima de los valores considerados normales, por un fallo metabólico por ejemplo, es probable que lleve al individuo a ingerir agua sin encontrar la saciedad.

La diabetes mal controlada es, por lo tanto, una patología que desencadena este proceso. De hecho, entre los tres síntomas indicativos para sospechar una hiperglucemia crónica tenemos a la polidipsia (exceso de sed), la poliuria (exceso de orina) y la polifagia (exceso de hambre).

Polidipsia ocasionada por un exceso de sal

También es posible que la sed se produzca a partir de un exceso en la ingesta de algún componente de la dieta. En concreto, es común que esta situación tenga lugar cuando se incorporan comidas demasiado saladas.

El sodio es uno de los minerales que intervienen de forma más determinante en el equilibrio hídrico y electrolítico. Una variación en los niveles del mismo, aunque mínima, puede propiciar los mecanismos que causan la sed. Incluso, un aporte excesivo de sodio es capaz de interferir en la salud cardiovascular, incrementando el riesgo de hipertensión.

Como parte de un trastorno psiquiátrico

Cuando hay una alteración en el hipocampo cerebral, sobre todo, uno de los síntomas es la polidipsia. La esquizofrenia o la ansiedad podrían ser promotoras de esta condición, según investigación. La relación intrínseca de fondo no se conoce con total certeza, pero se sospecha de cambios en los neurotransmisores.

Por el ejercicio intenso

La práctica de ejercicio intenso en condiciones de temperatura y humedad elevadas conlleva una mayor pérdida de agua por medio de la transpiración.

Se genera un desequilibrio hídrico que ha de ser compensado para asegurar el funcionamiento de las reacciones fisiológicas y el mantenimiento de la temperatura corporal. Para ello, los sensores cerebrales advierten que debe incorporar líquidos.

En el caso de que este trastorno aparezca de manera frecuente y sin una explicación lógica, no dudes en visitar a un médico.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS