Política Internacional

Para recortar el gasto político, Italia eliminará 230 diputados y 115 senadores

La votación del martes fue la cuarta y última sobre este tema. Como se trata de una modificación de la Constitución, el Senado y la Cámara de Diputados deben votar dos veces el mismo texto para que éste pueda entrar en vigor

martes 7 de julio de 2020 - 9:36 pm

El 17 de marzo de 2020, en plena crisis del coronavirus, Italia hizo historia: todos los partidos se pusieron de acuerdo para sacar adelante una reforma integral del sistema que secciona el Parlamento.

553 diputados, de los más de 600 que integran la Cámara Baja, votaron a favor de que en la próxima legislatura el número de parlamentarios se reduzca en una tercera parte.

Según informó Periodista Digital, se trata de una reforma constitucional radical que reduce en un tercio el número de parlamentarios, promesa electoral del Movimiento 5 Estrellas cuyo objetivo es ahorrar 500 millones de euros por legislatura (cerca de USD 550 millones).

En virtud de esta reforma, antigua promesa del Cinco Estrellas (M5E), el número de parlamentarios en total pasa de 945 a 600.

En la actualidad, Italia tiene el segundo parlamento más grande de Europa, detrás del Reino Unido (1.455 miembros) y por delante de Francia (925). El número de diputados se reducirá de 630 a 400, mientras que el de senadores disminuirá de 315 a 200.

Luigi Di Maio, dirigente del M5E, se alió con el Partido Demócrata (PD, centro izquierda) tras la ruptura a principios de agosto de la coalición gubernamental que el M5E tenía hasta entonces con la Liga (extrema derecha) de Matteo Salvini. Según este movimiento, basado en el rechazo de la “vieja política”, la reducción del número de parlamentarios debe generar un ahorro de unos 500 millones de euros por legislatura (cinco años en Italia).

Di Maio, también jefe de la diplomacia, argumenta que estos fondos pueden ser reinvertidos en escuelas, hospitales y ayudar a personas desfavorecidas. Hasta ahora, los socialdemócratas se habían opuesto a esta reforma pero finalmente aceptaron apoyarla, estableciendo ciertas condiciones, entre ellas una revisión de la ley electoral para intentar frenar a la Liga, primer partido de Italia con un 32% de intenciones de voto.

La ley aprobada este martes no entra inmediatamente en vigor, sino que es preciso que durante los próximos tres meses tras su publicación en la Gaceta Oficial se convoque un “referéndum confirmativo”, una petición que deberá ser presentada por una quinta parte del Parlamento, por 500.000 electores o por cinco regiones. Este referéndum se espera para la primavera de 2020, y no habrá necesidad de fijar un porcentaje mínimo de participación para que adquiera validez.

La mayoría de los partidos han anunciado que votarán a favor de la reforma. Por lo tanto, es probable que entre en vigor con la próxima legislatura, a más tardar en 2023. “Me parece una reforma equilibrada, de muy buen perfil”, declaró Guido Neppi Modona, exjuez del tribunal constitucional italiano.

 

COMENTARIOS