Belleza

Cómo evitar que se reseque el pelo después de teñirte

Todo lo que podés hacer por tu cabello para cuidarlo al máximo

domingo 19 de julio de 2020 - 7:45 am

Teñirse el pelo puede conllevar sequedad y pérdida de masa capilar, dejándolo sin vida, movimiento, brillo y suavidad.

El uso excesivo de aparatos de calor, las agresiones externas, la falta de productos específicos y de tratamientos hidratantes son los motivos que explican esta situación, sumado a las consecuencias que producen los tintes. Esto ocurre porque el PH del cabello se altera, las cutículas capilares se dilatan y quedan desprotegidas, el pelo pierde su revestimiento natural de grasa y su principal proteína, la queratina.

Cómo cuidarlo

Durante el lavado, la temperatura del agua debe estar entre templada y fría. El contacto del agua templada remueve la grasa que rodea el pelo, siendo ésta la responsable de dejarlo sedoso. Si está muy caliente, la cutícula se abre, dejándolo más susceptible al sol, a la polución y a otros agentes que lo resecan.

Usá un shampoo con PH neutro o sin sal, son más suaves y protectores para el pelo y la cutícula capilar. Además, no resecan en absoluto. Es importante luego usar acondicionador para sellarlo.

Complementá con mascarillas de hidratación en casa cada semana o cada 15 días, durante 30 minutos. La falta de hidratación hace que el pelo intente absorber la humedad del ambiente y si no la encuentra puede que la cutícula se quede dilatada, esto provocará una gran pérdida de queratina. Tratá de realizar una hidratación a base de aceites y vitaminas reponiendo enseguida la suavidad perdida.

Las cremas de peinar crean una capa en torno al cabello para protegerlo de la exposición de los rayos ultravioletas del sol, por lo que son muy útiles. Además, existen cremas de peinar o leave-in, que no dejan residuos y sellan la cutícula capilar, evitando que el pelo se reseque.

Las ampollas suponen un concentrado de nutrientes, minerales y proteínas que lo reparan más rápido, previniendo su sequedad, su rotura y reparando parte del daño.

El abuso de los aparatos de calor resecan el cabello, algo que empeora con la coloración. Por ello, utilizá un protector térmico antes del uso de estos.

Si querés hacer cambios drásticos de color, optá por conseguirlo poco a poco, ya que quitar el que ya tenés y aplicar otro es algo muy dañino.

Es importante que desenredes tu pelo tras la ducha, antes de acostarte y al levantarte. Y por último, elegí productos indicados para el cuidado y la nutrición de este tipo de cabello. Estos están caracterizados por una alta cantidad de nutrientes, aceites y minerales, factores que devolverán la vida y suavidad.

Para los tratamientos con keratina será mejor que los aplique un profesional, ya que un mal uso fomenta la rigidez del pelo y en consecuencia su rotura.

Fuente: Mía

COMENTARIOS