Coronavirus

Praga celebró “el fin de la crisis por el coronavirus” con una mesa de 500 metros en la calle

Ondrej Kobza, organizador del evento llamado “La mesa está puesta”, dijo que la propuesta surgió para "celebrar el fin de la crisis de coronavirus" y mostrar que "la gente no tiene miedo de estar con otra gente. Que no tienen miedo de aceptar un bocado de un sándwich de otra persona"

viernes 3 de julio de 2020 - 4:10 pm

Sentados alrededor de una mesa de 500 metros de largo, los ciudadanos de Praga, República Checa, se reunieron anoche en el puente medieval de Carlos para celebrar la disminución de coronavirus en la región y el relajamiento de las restricciones impuesta desde marzo para frenar la propagación del virus.

Cientos de personas llenaron el puente, que se extiende entre los barrios históricos de Praga a orillas del río Vltava. Los participantes fueron invitados a compartir entre ellos las comidas y bebidas que trajeron.

República Checa fue una de las primeras en implementar restricciones severas diseñadas para frenar el coronavirus a mediados de marzo. Al 30 de junio, el país de 10.7 millones contabiliza 11.895 casos y 349 muertes relacionadas con la enfermedad, muchos menos que sus vecinos europeos.

El puente es una buena metáfora, diferentes personas pueden reunirse”, dijo Ondrej Kobza, quien organizó la celebración. Cada uno tenía que traer algo, comida o flores. La idea era que todo el mundo se implicara“, agregó.

“Queremos celebrar el fin de la crisis de coronavirus con la gente reuniéndose y mostrando que no tiene miedo de estar con otra gente. Que no tienen miedo de aceptar un bocado de un sándwich de otra persona”, dijo Kobza, de 41 años, es conocido por haber colocado pianos en las calles de Praga, instalado mesas de ajedrez en una plaza y haber convertido una azotea de un palacio accesible al público.

La mesa está puesta”, era el nombre del evento organizado por la agrupación ciudadana “Piána na ulici” (Pianos en las calles) y el ayuntamiento capitalino.

Tak na společná setkání! ❤515 m je dlouhý Karlův most. 515 m je dlouhý i stůl, který jsme právě dnes, před začátkem prázdnin a po skončení koronavirové krize, rozprostřeli po celé jeho délce. Schází se k němu Pražané s přáteli a sousedy k oslavě vzájemnosti, sdílení a důvěry. Každý donesl něco dobrého a podělil se o doma připravené jídlo, úrodu ze svých zahrádek nebo třeba o domácí limonádu. Věříme, že toto symbolické setkání posílí vzájemnost obyvatel metropole a třeba inspiruje i další města k podobným počinům. #ProstrenyMost

Posted by Piána na ulici on Tuesday, June 30, 2020

COMENTARIOS