Salud

Siete hábitos que protegen tus pulmones

Algunos consejos para cuidar tu respiratoria

viernes 17 de julio de 2020 - 7:52 am

Tener nuestros pulmones en bueno estado es una buena forma de prevenir problemas respiratorios. A continuación, ocho formas de mantenerlos saludables además de evitar el tabaco:

1- Cuidá tu postura

Algunas posiciones favorecen que los pulmones se expandan y mejore la entrada de aire. Por ejemplo, caminar rectos. Al tumbarnos, usar una almohada de grosor medio o usar un almohadón entre las piernas al dormir de lado; o al estar sentado, apoyar la espalda en el respaldo sin cruzar las piernas.

2- Beber agua

La recomendación varía entre los 8 y 10 vasos de agua, pero la conclusión es la misma: la hidratación es esencial para la salud de nuestros pulmones. Una deshidratación aumenta la probabilidad de padecer enfermedades respiratorias como el asma o la bronquitis crónica.

3- Cuidá tu nariz

Las mucosas de la nariz calientan y limpian el aire que inspiramos. Si están resecas no hacen bien su función, por lo que ese filtro natural no sería tan útil. Para intentar prevenir esta sequedad en casa, tener la temperatura entre los 19 y 21 grados, y en la calle intentar no pasar frío.

4- Atención a tu abdomen

El famoso “flotador” por padecer cierto sobrepeso es una grasa que se acumula alrededor de la barriga y dificulta la respiración porque eleva el diafragma, aprieta la caja torácica y limita la función pulmonar.

5- Ejercicio

Mediante el ejercicio, por ejemplo el aeróbico, fortalecemos los pulmones y ganamos capacidad torácica. Los beneficios llegan incluso cuando tenemos una enfermedad respiratoria y es que por ejemplo las quienes sufren de EPOC reducen hasta en un 40% el riesgo de muerte con un ejercicio físico controlado.

6- Contaminación

Es una gran enemiga de los pulmones. Gases tóxicos y partículas en suspensión atacan al aparato respiratorio favoreciendo las infecciones, crisis asmáticas, etc.

7- Depuralos

Estas impurezas que recogés en el día a día se expulsan poco a poco, pero podés ayudar dándoles un empujoncito: respirar vapor de agua con hojas de eucalipto, hacer baños de vahos; o introduciendo el jengibre, como buen antibacterianos y limpiador natural que es, en nuestra dieta.

Fuente: 65 y más

COMENTARIOS