Economía

Tensión por los precios congelados, ¿pueden faltar productos?

Frente a la extensión del programa Precios Máximos por otros dos meses, podría registrarse una menor oferta de los casi 2.300 productos de almacén, higiene y salud que tienen sus precios congelados desde el 6 de marzo pasado. Qué advierten los empresarios.

miércoles 1 de julio de 2020 - 11:39 am

Luego de darse a conocer la prórroga de otros 60 días para el programa de Precios Máximos, las empresas productoras de alimentos y las grandes cadenas de retail analizaron que les será difícil sostener los actuales niveles de abastecimiento al púbico. Como consecuencia, advierten que se registrarán góndolas vacías por la menor “dedicación” en abastecer a los consumidores de los casi 2.300 productos de almacén, higiene y salud que tienen sus precios congelados desde el 6 de marzo pasado y que ahora mantendrán los mismos valores por lo menos hasta principios de septiembre próximo.

La decisión de extender el programa encuentra sus fundamentos en el contexto de pandemia actual y de una economía en plena destrucción que no brinda la condiciones necesarias para permitir aumentos. En ese sentido, desde el Gobierno Nacional comprenden que “no hay margen para subas mientras dure la cuarentena y se deban adoptar medidas sanitarias que generen consecuencias negativas en la economía“. Así mismo, pretenden bloquear cualquier pedido de aumento no sólo en alimentos, sino también en las tarifas de los servicios públicos y de otros rubros como la telefonía, Internet y televisión por cable, que también mantienen sus tarifas bajo un estricto cepo de precios.

En el caso de los alimentos, la medida también genera rispideces entre los productores y las principales cadenas de retail y de supermercados, que se suman a las ya generadas por la fragilidad de la cadena de pagos de un sector que, si bien nunca paró sus actividades, también evidencia síntomas de recesión y de fuerte caída en sus volúmenes de venta.

Ocurre que los fabricantes reducen o directamente eliminan las bonificaciones que habitualmente discuten con sus clientes para forzar aumentos encubiertos en los precios que finalmente no podrán ser avalados en las góndolas por falta de autorización oficial. En ese marco, circularon hasta 60 listas de precios diferentes entre proveedores y supermercados, con aumentos que rondaban el 15% para algunos alimentos como yerbas, harinas, fideos, azúcar y aceites.

En el sector anticipan que esta situación podría terminar con desabastecimiento o faltante de productos, a pesar de que desde la Secretaría de Comercio Interior se prometen sanciones a empresas y cadenas que lleven a cabo estas políticas sin justificaciones que validen esos menores niveles de producción.

Por otra parte, fuentes oficiales dejaron una puerta abierta a futuros retoques si las empresas pueden justificar los pedidos, aunque en el sector se asegura que por los próximos 30 días no habrá chances de convertir esta promesa en realidad.

COMENTARIOS