Seguinos en nuestras redes

Educación

¿Qué hacer con los 10 millones de alumnos que solo fueron dos semanas a la escuela?

La vuelta a clases se concretará a partir de agosto en las regiones donde haya menos contagios.

A 101 días de haber iniciado la cuarentena, y más allá del arduo trabajo docente mediado por la virtualidad, el retorno a la presencialidad continúa siendo un tema en cuestión y de preocupación para muchos padres. En lo que va del año, los alumnos asistieron solamente dos semanas a las aulas y en muchos distritos el regreso se ha vuelto una cuestión muy lejana de alcanzar.

Para aquellas regiones que presentan una bajo número de infectados por coronavirus, la vuelta a clases está prevista para agosto, luego del transcurso de las vacaciones de invierno. Mientras tanto, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y ciudades como Resistencia, Chaco, deberán esperar aún más.

En ese sentido se propuso que la asistencia a clases sea alternada. El distanciamiento de al menos metro y medio en las aulas forzará a dividir los cursos en por lo menos dos grupos. Por ejemplo, el grupo A concurrirá lunes, miércoles y viernes, mientras que el grupo B irá martes y jueves. La semana siguiente cambiaría el orden de los grupos para repartir equitativamente los días.

A pesar de la definición de las propuestas sanitarias, el interrogante se encuentra en cómo reescolarizar a 10 millones de alumnos que atravesaron una experiencia inédita. Para ello, varios especialistas, consultados por Infobae, explicaron cómo debe ser la nueva escuela.

“Es imprescindible que las escuelas diseñen propuestas para el reencuentro después de tanto tiempo, para socializar entre compañeros, con los docentes, y que permitan aprender las nuevas pautas y las formas de cuidado que planteen los protocolos sanitarios. No podemos pensar que volveremos a las aulas igual que como las dejamos en marzo porque la pandemia plantea una experiencia emocional muy fuerte para todos”, planteó Sandra Ziegler, directora de la maestría en Educación de FLACSO.

Guillermo Jaim Etcheverry, presidente de la Academia Nacional de Educación, piensa que el primer paso a dar es diagnosticar. “Más allá de la recreación del singular clima de tarea en común que representa la escuela, lo primero es determinar los conocimientos y las habilidades básicas con las que han regresado los chicos. Me refiero a la lectura, la escritura, la capacidad de abstracción”.

Melina Furman, profesora de la Universidad de San Andrés, remarcó la necesidad de definir qué contenidos son los irrenunciables, aquellos que no pueden dejar de ser aprendidos, pero también llamó a buscar desarrollar el “oficio de estudiante”. “Que se trabaje para que puedan organizarse, autoevaluarse, reflexionar sobre lo aprendido, decir la consigna con sus propias palabras. Un montón de capacidades que ayudan a aprender de manera autónoma. Siempre ha sido importante, pero ahora es aún más urgente”, subrayó.

Irene Kit, presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos, propuso organizar el proceso de enseñanza-aprendizaje en torno a proyectos que integren distintas materias y se conecten con la realidad cotidiana de los estudiantes y hagan partícipes a las familias -”no solo las familias letradas, sino todas”-. “Ya llegará el momento de decidir cómo calificar en la cuadrícula restrictiva de los boletines: ahora importa más el aprendizaje significativo, interesado, productivo y que pueda vincular a todas las familias desde el lugar del saber y con menor cantidad de estrés para entender consignas ajenas a la realidad diaria”, consideró.

Educación

Soledad Acuña: “Los que dejaron la escuela en pandemia seguramente estén perdidos en un pasillo de la villa”

La ministra de Educación porteña recibió críticas de gran parte del arco político local por sus palabras; tras el ataque que recibió, se defendió en Twitter: “¿Dónde creen que estuvieron los chicos de los barrios más postergados del Conurbano mientras las escuelas estuvieron cerradas casi dos años?”

La ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, recibió un fuerte repudio por asegurar que los estudiantes que dejaron la escolaridad durante la pandemia “seguramente estén perdidos en el pasillo de una villa o ya cayeron en actividades de narcotráfico”.

“En la Ciudad pudimos ir a buscar a los chicos a tiempo. Hoy, 2022, después de dos años, es muy tarde para salir a buscar a los chicos, esos chicos ya están perdidos, seguramente, en el pasillo de una villa, ya cayeron en actividades de narcotrafico, tuvieron que ponerse a trabajar o perdieron la fe en las oportunidades de estudiar. Obviamente que no hay que dejar de hacerlo, pero es mucho más difícil”, comentó la ministra en diálogo radial con Débora Plager.

Desde el Frente de Todos de la Ciudad presentaron una declaración de repudio en la Legislatura de la Ciudad “ante las graves declaraciones de la ministra de Educación”.

Así lo anunciaron en la red social Twitter.

Además, referentes de la oposición y organizaciones vinculadas al trabajo territorial criticaron las palabras de la ministra porteña.

Luego de la polémica generada, Acuña se defendió en la red social Twitter, donde escribió un hilo contando el trabajo que realizado en la Ciudad para retomar el contacto con los estudiantes. “Digamos las cosas como son: en CABA recuperamos al 98% de los chicos que habían perdido vínculo con su escuela durante el primer año de pandemia. ¿Dónde creen que estuvieron los chicos de los barrios más postergados del Conurbano mientras las escuelas estuvieron cerradas casi dos años?”.

Repudio de opositores y gremios

 

 

 

Continuar leyendo

Educación

Un grupo de docentes denunció un “comunismo educativo” en Santa Fe

Profesores manifestaron su preocupación con nuevas medidas impuestas por el Ministerio de Educación.

Liana Pividori, profesora de Lengua y Literatura en colegios secundarios de Santa Fe, llevó a cabo una iniciativa junto a otros docentes con el fin de alertar a la sociedad sobre un “comunismo educativo”. “Es la primera vez que me dicen que estoy obligada a aprobar a alguien”, aseguró la profesora.

En una entrevista con Infobae, Liana contó que tuvieron una reunión plenaria a fin de año convocada por el Ministerio de Educación de Santa Fe. “Fue una noticia tras otra que nos dejó alarmados, porque esa es la palabra, salimos todos alarmados de esa reunión”, señaló la docente.

Liana indicó: “Nos comunicaron un paquete de medidas tales como que a partir de este momento no va a haber repitencias, nadie se lleva materias a rendir, desaparecen las mesas de examen directamente, no existen más, solamente quedarían las de previas de años anteriores a la pandemia, las faltas ya no se tienen en cuenta, a los alumnos que hayan aprobado el tercer trimestre del año se los considera aprobados para toda la materia“.

El aprobado consiste en el 70% de participación. Es decir, ni siquiera se habla de aprobación de contenidos, basta con lo que se llama ahora trayectoria sostenida. Porque todo esto viene con una nueva semántica. Ya nadie va a “recuperar”. Los chicos pasan a una “instancia de intensificación” porque los discriminamos o se pueden traumar si les decimos que van a recuperatorio”, agregó la profesora santafesina.

Liana también contó que “las materias se van a agrupar y trabajar en trayectos o áreas: todas las materias que tienen que ver con las ciencias sociales juntas, todas las que tienen que ver con ciencias naturales, todas las lenguas y lenguajes van juntas, y esta es tal vez la unión más forzada, porque lengua y literatura se unen con lengua extranjera, música, plástica y educación física”.

“El alumno también acá con un aprobado mayoritario aprueba todas las asignaturas que están dentro del trayecto. Es decir, si un alumno aprueba plástica, música y educación física, por añadidura aprueba lengua y literatura y aprueba inglés, aunque no tenga ni la menor idea o no haya hecho ningún trabajo”, explicó la docente.

Continuar leyendo

Educación

La Pampa ya no exigirá tener los mejores promedios para acceder a la bandera: “Todos tienen derecho a estar”

Lo definió el Ministerio de Educación de esa provincia. La idea es mantener una educación más inclusiva donde “todos los estudiantes tienen derecho de estar en la bandera”

El Ministerio de Educación de La Pampa decidió eliminar la figura del abanderado a partir de este año. A partir del próximo ciclo lectivo, ya no se tomará en cuenta el promedio de los alumnos: “Hay contextos de desigualdad de aprendizaje. Todos los estudiantes tienen derecho de estar en la bandera”.

La subsecretaria de Educación pampeana, Marcela Feuerschvenger, fue quien explicó los motivos de esta medida: “Nos identifica a todos. El objetivo es que todos los alumnos estén con la bandera, no solo un grupo”.

En esa línea, la funcionario provincial manifestó: “La institución puede decidir que a la bandera nacional o de La Pampa, en un acto la lleven unos alumnos y en el siguiente otros distintos”

“No estamos diciendo de no portar el símbolo, pero no con criterios de mejor promedio porque somos conscientes de los contextos de desigualdad de aprendizaje. En un paradigma inclusivo cada uno tiene un valor para dar y todos tienen el derecho de portar la bandera”, añadió Feuerschvenger.

Asimismo, comentó que la modalidad de elegir abanderados por el promedio son “rituales que están muy instalados en las escuelas, que son históricos”, por lo que respetarán “los tiempos porque está arraigado socialmente”.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR