Policiales

Tucumán: denuncian a la policía por matar a un detenido con la técnica del crimen de Floyd

La víctima de 43 años de edad fue acusado de robo en San Miguel de Tucumán y detenido por efectivos policiales en circunstancias confusas.

domingo 28 de junio de 2020 - 11:58 am

La policía de Tucumán vuelve a ser protagonista de otro hecho polémico y confuso que dejó como saldo un muerto durante una detención. Luego del asesinato de Luis Espinosa a manos de efectivos de seguridad, un hombre de 43 años acusado de robo murió por asfixia tras ser detenido en pleno centro de la capital provincial.

En Tucumán la violencia policial se ha cobrado una nueva víctima, como ocurrió con George Floyd en Minneapolis, la muerte de Walter Nadal se produjo a causa de asfixia. Esa evidencia contradice el acta policial y es coherente con el testimonio que sostiene que un policía tenía contra el piso a la víctima con su rodilla presionando sobre la nuca de Nadal”, dijo a Página/12 Carolina Acuña, presidenta de la Regional Tucumán de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

El hombre fue acusado de un robo, aparentemente de una gorra, y comenzó a ser perseguido por dos bicopolicías, hasta que fue atrapado por otros que acudieron a la esquina de Crisóstomo Álvarez y Congreso. De acuerdo con la versión policial, el hombre dijo que se sentía mal y los agentes llamaron a una ambulancia, que lo trasladó al Hospital Padilla, donde minutos más tarde murió como consecuencia de un infarto.

Según indicaron testigos, uno de los policías que detuvieron al hombre le puso una rodilla en la nuca al reducirlo y fue entonces cuando el arrestado comenzó a manifestar no poder respirar: “Me falta el aire, me falta el aire“, repetía Walter Nadal mientras el efectivo le decía “no seas cagón“. El caso generó polémica ya que rememora lo ocurrido en Estados Unidos con George Floyd, el afroamericano que murió de una forma similar en la ciudad de Minneapolis, caso que desató una ola de manifestaciones antirracistas en ese país.

La fiscal Adriana Giannoni, a cargo del caso, ordenó que se le realizara la autopsia, y el jueves a última hora los forenses le confirmaron que el hombre no había muerto por causas naturales sino por asfixia, tal como mostraban las lesiones que presentaba en el cuello.

 

Por su parte, la organización defensora de Derechos Humanos Andhes solicitó que se separara a la Policía de las investigaciones judiciales y exigió que se realice una reforma en la institución: “La violencia policial no es nueva. La indiferencia política tampoco lo es. Las prácticas violentas se repiten día a día. Estamos ante un problema estructural. Es imprescindible entonces que el gobierno provincial en su conjunto se haga cargo de esta problemática y la reconozca. Es un caso de violencia policial que estremece”, expresó la ONG.

COMENTARIOS