Política

100 días de cuarentena: así fue cambiando la imagen de Alberto Fernández

Con el anuncio temprano de la cuarentena el Presidente tuvo picos de imagen positiva de un 80% que se mantuvo en 70% durante los primeros dos meses del aislamiento. Pero en junio comenzó a bajar.

viernes 26 de junio de 2020 - 1:12 pm

Empujada por la toma drástica de decisiones y a “término”, la imagen de Alberto Fernández tocó picos del 80% durante la pandemia. En abril no bajó del 70%, pero luego fue mermando.

Según un informe realizado por Poliarquía, “durante todo el mes de abril los protagonistas fueron el Presidente y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. En ese momento, ambos alcanzaron el punto más alto de sus imágenes positivas. Luego de ese consenso instrumental, que evitaba discusiones de principios, se le superpuso un disenso político“, analizó Fidanza, director de la consultora.

“A partir de ese momento, me consta que disminuyeron las consultas entre Fernández y Larreta. En paralelo, creció el protagonismo de la ex presidenta Cristina Kirchner”, consideró.

En esa misma línea, Carlos Fara también consultor remarcó que durante los primeros dos meses la imagen del primer mandatario no bajó del 70%, pese a que “hubo algunos altibajos como el día de cobro de los jubilados y los sobreprecios pagados por el Ministerio de Desarrollo Social“.

Caída en junio. “En junio su imagen empezó a bajar. Hoy, entre las preocupaciones de la opinión pública, el temor sanitario del primer momento de la pandemia coincide con la gran incertidumbre económica”, indicó Fara a NA.

Montoya, analista político y consultor estratégico, aseguró que el primer mandatario “abrazó la pandemia” y consiguió una serie importante de consensos políticos, pero no logró, a partir de ahí, desarrollar “una agenda de salida del encierro” y ahora se lo observa “debilitado”.

“Argentina entró a la pandemia con todo el combo de problemas juntos. Las medidas que tomó rápidamente le hicieron ganar tiempo, pero los números de las encuestas son efímeros. Este año, América Latina va a caer más que Europa. A la salida de la pandemia  se va a chocar con una realidad muy compleja de administrar”, subrayó Montoya en diálogo con esta agencia.

Respecto al presente, Fidanza expresó que el país “entró en una tercera etapa”, la de “desgaste”, y evaluó: “En las crisis como esta pandemia, las sociedades suelen apoyar a sus líderes. Esto se vio en todo el mundo y también en Argentina. Pero ahora estamos en un momento distinto”.

“Atravesamos un momento de desgaste a nivel local en el momento que llegamos al pico de la pandemia o nos estamos aproximando. Es una situación de tensión muy grande porque la gente, si bien apoya formalmente la cuarentena, en los hechos no los respeta como sería deseable. Eso obliga al Gobierno al endurecimiento de la cuarentena cuyo resultado está por verse“, sostuvo el director de Poliarquía en declaraciones a NA.

Sobre los próximos meses, Fara consideró que el factor más importantes a tener en cuenta será la tensión económica -debido a la fuerte contracción del PBI que se espera para este año- y la posibilidad de que exista un rebote el año que viene que permita al Gobierno tener un buen desempeño electoral.

Montoya, por su parte, subrayó que el Presidente tendrá grandes dificultades para desarrollar su estrategia: “Alberto Fernández quiere reeditar un 2003 como el que le tocó a Néstor Kirchner, pero la realidad es que le toca ser un Eduardo Duhalde”.

En ese sentido, el analista manifestó que es importante que el primer mandatario “entienda su rol histórico”, el cual es “ser un presidente de transición que resuelva problemas muy complejos” para quien sea elegido en 2023.

COMENTARIOS