Exclusivo Nexogol

Los medios que denunciaron el detrás de escena del Mundial 78

Por: Jorge Britos

Cuatro diarios se animaron a destapar la olla y contaron lo que realmente estaba pasando en la Argentina cuando a 1400 metros de los goles de Kempes, detenidos sufrían la tortura por parte de la más sangrienta dictadura que haya tenido nuestro país

En el marco de la realización del Mundial de Fútbol 1978, gran parte del pueblo argentino no estaba al tanto de las denuncias contra la dictadura que venían del exterior. Aunque sí se supo de una desmentida local debido al empecinamiento de los medios nacionales por desmantelar esa supuesta campaña de “desprestigio”.

Si bien el Terrorismo de Estado decidió utilizar el megaevento para homogeneizar a la sociedad y así imponer su estrategia simbólico-comunicacional, quedó expuesto a que todo el mundo ponga sus ojos en la Argentina. 

En ese contexto surgieron una serie de medios de comunicación que rompieron con la burbuja e informaron lo que realmente estaba pasando en un país que organizó un mundial en medio de su más sangrienta dictadura.

Los casos que hablaron

L’Epique fue un periódico editado por el Comité del Boicot al Mundial de Fútbol en Argentina (COBA). Su diseño copiaba a la conocida publicación deportiva del mismo nombre en Francia. Burlaba la tibieza y la complicidad que tenía el diario de deportes con los altos organismos del fútbol mundial vinculados fervientemente con los regímenes totalitarios.

En sus páginas se denunciaban los secuestros, desapariciones y torturas. Para visibilizar la represión y la utilización política del mundial el periódico lanzó cuatro ediciones y alcanzó a vender 120 mil ejemplares entre enero y junio de 1978.

El gigante francés Le Monde, consecuente con su lucha por el cumplimiento y la defensa de los derechos humanos, fue uno de los diarios precursores de la campaña “antiargentina” denunciada por la dictadura. En 1977 publicó una carta abierta al dictador Jorge Rafael Videla “en la que 2.337 periodistas franceses piden respuesta sobre sus 31 colegas argentinos asesinados, 40 desaparecidos y 68 detenidos”.

El diario madridista El País en junio de 1978 distaba de su línea editorial actual. Nacido dos años antes del Mundial, en plena transición española posfranquismo, rechazó el papel de difundir la imagen de una competencia deportiva en paz y sostuvo que el nacionalismo exacerbado que se sentía en Argentina se debía a una campaña de adoctrinamiento impulsada por el régimen militar.

La posición del entonces flamante medio queda expuesta en uno de sus artículos de la época. “Los Mundiales han sido un soporte publicitario para la Dictadura Argentina, no nos engañemos, y todas las democracias de la tierra han contribuido a formar ese soporte, como todas contribuyeron durante mucho tiempo a mantener a Franco bajo palio. Continuamente se producen repudios internacionales y formalistas de la Junta Militar argentina, pero los Mundiales han supuesto un consenso del que, sin duda, todos somos culpables a los ojos de las víctimas de la dictadura”, escribió el periodista Francisco Umbral.

En el plano nacional, el ex Buenos Aires Herald de la mano de su director Robert Cox fue el único medio, de circulación legal y no clandestina, en informar sobre las desapariciones masivas llevadas a cabo por la dictadura con el fervor mundialista. Además, ante la negativa del gobierno y de otros medios, en la redacción de San Juan 141, el diario recibió a las Madres de Plaza de Mayo y a familiares de miles de desaparecidos secuestrados.

“La prensa en la Dictadura había llegado a ser completamente corrupta. Estoy muy orgulloso de lo que el Herald pudo hacer. Trataba de salvar la vida de personas y creo que logramos salvar algunas vidas. Me acuerdo como todo el tiempo se acercaban toda clase de personas a ofrecer información, porque el Herald había llegado a ser la fuente más importante para los derechos humanos. La gente venía sola porque estaba desesperada. Pienso que las cosas que hacíamos eran lo básico, lo normal, cosas naturales, honradas, que cualquier prensa decente habría hecho. ¿Cómo llegaron a ser los militares tan corruptos? Es increíble. Lo que hicieron fue terriblemente espantoso”, Robert Cox en El Infiltrado. 

COMENTARIOS