Belleza

Cómo retocarte las raíces en tu casa

A falta de peluquerías, el paso a paso para teñirte en tu hogar

lunes 6 de julio de 2020 - 7:37 am

Con las peluquerías cerradas y las raíces que comienzan a aparecer, quizás debas recurrir a retocártelas por tu cuenta. A continuación, lo que debés tener en cuenta para que el resultado sea el esperado.

Cuando compres la tintura, es importante que no te fíes por el color de pelo que aparece en la caja, sino que es mejor que elijas uno más claro. Esto es porque una vez aplicada, suele ser más oscuro de lo que parecía en la carta de color. Para acertar fijate en qué número se corresponde con el tono de tu pelo y comprá un número menos, que se corresponde a un tono más claro.

Al llegar a casa, ponete ropa vieja y una toalla que no te importe manchar y primero hacé una prueba de alergia, que consiste en aplicar la fórmula tan solo en un mechón, preferiblemente de la zona de la nuca, para comprobar que no te da reacción y, de paso, ver si es el color correcto.

Si todo va según lo previsto, aplicá vaselina alrededor de todo crecimiento del cabello y también en las orejas. Esto evita que la mezcla manche e irrite tu piel. Después, es importante que te pongas unos guantes y dispongas de un bowl y un peine, herramientas que permiten una distribución controlada y uniforme.

Seccioná tu pelo en cuatro cuadrantes y trabajá estas en subsecciones, empezando siempre por la raíz, y así evitarás dejarte parte de tu melena sin coloración. Es importante que respetes siempre los tiempos de exposición que marca el fabricante. Es erróneo pensar que dejarlo puesto durante más tiempo hará que este cubra más; lo único que se consigue es irritar más el cuero cabelludo.

Luego toca enjuagar la tintura y lavarte la cabeza. Aplicá dos manos de shampoo y finalizá con una buena mascarilla. Durante el enjuague asegurate de terminar solo cuando el agua salga clara para que no queden restos de pigmentos. Y si terminás este paso con agua tibia o fría, mejor, ya que de esta manera sellarás la cutícula y ayudarás a que el color se asiente.

Es aconsejable que no te hayas lavado el pelo en los dos días previos. El color funciona mejor sobre el cabello sucio y, además, evitás aumentar la sensibilidad a posibles irritaciones. Por último, no desesperes si el tono final no es exactamente el que buscabas, ya que el color definitivo es el que tenés transcurridos dos días, que es el tiempo que necesitan los pigmentos para fijarse bien.

Fuente: Mujer hoy

COMENTARIOS