Seguinos en nuestras redes

Política

Viviana Canosa cuestionó a Berni: “Los políticos no nos empoderan, nos llenan de miedo”

La conductora de El Nueve cuestionó la idea del Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires de volver a la Fase 0 de la cuarentena

Viviana Canosa recibió por la noche del lunes al ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, en Nada personal, el programa que conduce por la pantalla de El Nueve. Allí, el funcionario habló de la posibilidad de que el AMBA regrese a la fase 1 de la cuarentena.

“Es imposible sostener una cuarentena de 90 días sin consenso social y sin respaldo político. Comenzó una cuarentena medianamente estricta, no hubo consenso social y se metió la política en el medio”, comenzó el ministro.

Y continuó: “Le dije que son 15 días más, ¿por qué? porque la sociedad no tiene más tolerancia, creo que es lo que puede, es el último esfuerzo social que pueden hacer. Puedo equivocarme”.

Entonces, la conductora reaccionó: “Los políticos no nos empoderan, nos llenan de miedo. Ninguno es un idiota para no saber que es una tragedia, que es una pandemia, que nos podemos morir”. En la misma línea añadió: “Desde el presidente para abajo están todo el día aterrándonos a todos como si fuéramos irresponsables. Habrá 3,4 25 bolu… como hay en todos lados que hacen las cosas mal, el resto lo hace muy bien me parece”.

“Llevamos 95 días de cuarentena, nos vamos a volver locos. Yo lo entiendo, se vuelve a fase 0 sin transporte: gente desempleada, que cerró su negocio, su pyme, su kiosco, el plomero, el albañil, el pintor. A esa gente le van a decir: ahora 15 días más de cuarentena. ¿Cómo llega la comida a la gente que no tendrá transporte por 15 días?”, continuó Viviana Canosa.

En ese sentido la periodista continuó con su descargo: “Ustedes nos tratan como si fuéramos niños: hace 95 días que la mayoría está encerrado, no le parece un tiempo prudencial para conseguir los respiradores, que no falten camas en los hospitales y que nos cuiden ustedes a nosotros”.

A lo que Berni en un primer momento le dijo: “La veo muy enojada. Tómese un traguito de agua que le va a hacer bien”. Luego el ministro aseguró que “todo depende de le evolución de esta semana. Si esta semana los números bajan, seguramente que las medidas no sean tan restrictivas”.

Política

La fuerte amenaza de Mario Ishii contra la prensa: “Un día el pueblo se va a levantar contra los medios”

El intendente de José C. Paz cuestionó la cobertura periodística de la pandemia y apuntó contra quienes criticaron a Alberto Fernández.

Noticia en desarrollo…

Continuar leyendo

Política

Encontraron muerto a Carlos Liñani, uno de los procesados por extorsiones al exsecretario de Cristina Kirchner

La Policía de la Ciudad lo encontró sin vida en su departamento. Los vecinos habían alertado por un escape de gas

Carlos Liñani, procesados por la Justicia Federal de Dolores en la causa por las extorsiones a Pablo Barreiro, el exsecretario de Cristina Kirchner, y ligado al falso abogado Carlos D’Alessio, fue hallado muerto anoche en su departamento de Palermo. Las investigaciones preliminares indican que se suicidó: estaba tirado en el piso del living y junto a su cuerpo exánime había una manguera conectada a un caño flexible de gas y, en la punta, una mascarilla. Además, dejó varias cartas en las que habría dejado explicados a sus allegados los motivos de la trágica decisión.

Liñani había sido procesado por el exjuez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla como integrante de una asociación ilícita que, entre otros hechos extorsionó a Pablo Barreiro, hijo de Ricardo Barreiro, el “jardinero” de los Kirchner que había estado preso en la causa de los cuadernos de la coima.

En una renunión entre los hijos de Barreiro y Liñani, este último fue en representación de D´alessio, les alertó que “era inminente la detención de su padre (Pablo Barreiro). Los hijos de Barreiro sospecharon de la situación y lo grabaron. En esos audios, que terminaron en poder de la Justicia, Liñani se adjudicaba una relación con el fiscal Carlos Rívolo, que lo terminó denunciando. Por ese episodio, Liñani fue procesado por el juez Sebastián Casanello por el delito de “defraudación con influencia mentida en grado de tentativa”. El fallo luego fue confirmado por la Cámara Federal.

Ramos Padilla procesó a Liñani en agosto e 2019 como un miembro secundario de la banda de D’Alessio. “Liñani, en razón de su experiencia y actividad en comercio exterior, desempeñaba un rol específico en la organización en particular en torno a los planes de la organización respecto de la denominada ‘mafia de la aduana’ o ‘mafia de los contenedores’, ya que podía utilizar sus especiales conocimientos en la materia para actuar con visos de mayor legitimidad frente a las víctimas y otorgar mayor verosimilitud a las intimidaciones que formaban parte de la batería de recursos que eran utilizados para el desarrollo de ciertas operaciones, alegando vínculos propios o de otros miembros de la organización con la Agencia Federal de Inteligencia, la Embajada de los Estados Unidos, funcionarios de la Aduana, magistrados y periodistas”, consta en esa resolución.

 

Con información de Infobae

Continuar leyendo

Política

Cuadernos | Paolo Rocca, cerca del sobreseimiento por un “olvido” del Gobierno

Los letrados del organismo fueron sumariados por considerar que actuaron con “intencionalidad”, según sostuvieron fuentes judiciales.

Por un “olvido” del Poder Ejecutivo, el CEO de Techint, Paolo Rocca, su principal operador, Luis Betnaza, y Héctor Zabaleta, que habría oficiado como valijero del dinero que la principal compañía industrial argentina entregó a funcionarios kirchneristas, quedaron a un paso del sobreseimiento en la causa que investiga los cuadernos de las coimas y que tiene a la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, como principal acusada de haber encabezado una asociación ilícita.

En este sentido, la Unidad de Información Financiera (UIF), un organismo que depende del Estado, decidió sumariar a sus abogados involucrados sobre los cuales no sólo recae la responsabilidad del “olvido” sino también entiende actuaron con “intencionalidad”.

El organismo que dirige Carlos Cruz ya había cesanteado al director de Litigios Penales, Claudio Castelli previamente al inicio de un sumario administrativo con los dos abogados que “olvidaron” apelar la decisión del juez Julián Ercolini.

La semana pasada la UIF presentó un recurso de Casación ante “la Sala I de la Cámara Federal de Casación para que la misma lo eleve para su tratamiento a la Cámara Federal de Casación Penal y se puedan revisar los sobreseimientos”, explicaron desde el organismo antilavado.

“Los jueces Bruglia y Bertuzzi declararon inadmisible el recurso interpuesto declarando que no hubo arbitrariedad en el fallo por ellos dictado. El resultado era esperable, en tanto que los mismos jueces no iban a admitir la arbitrariedad de su fallo, se cuestiona sin embargo que no hayan derivado la admisibilidad del recurso en ese punto a la Casación, dada su falta de objetividad para poder analizar la arbitrariedad de su propio fallo”, dijeron.

Fuentes del organismo admitieron a Infobae que se abrió una investigación interna para buscar responsabilidades por esa inacción penal en la causa de los cuadernos. Hay mientras tanto un planteo para intentar que se declare “cosa juzgada írrita” la decisión que dejó a salvo del caso a los empresarios de Techint. “Nos encontramos ante un caso que constituye un ‘atentado contra el sistema democrático’”, sostiene la presentación.

La “cosa juzgada írrita” es una figura incómoda para el mundo de los tribunales que se aplica cuando se demuestra que en un juicio no se han respectado las reglas del debido proceso o cuando los jueces o obraron con independencia e imparcialidad.

En agosto pasado, tras un planteo de la defensa, el juez Ercolini, a cargo interinamente del juzgado que perteneció a Claudio Bonadio, dictó los sobreseimientos de los hombres de Techint, incluso de Zabaleta que había declarado como imputado-colaborador reconociendo un delito.

Al mismo tiempo, el juez procesó al ex funcionario de Planificación Roberto Baratta por dádivas -es decir, recibir el dinero de Techint- pero se sobreseyó a los directivos de la empresa por entender que los pagos que admitieron estaba justificados en razones humanitarias.

“La ausencia de responsabilidad en los sucesos de los empresarios a los cuales se les atribuyó la entrega del dinero -la cual tuvo como origen la exigencia del funcionario ante una situación de emergencia-, no obsta a que la recepción de dinero por parte del funcionario público implicado, resulte ser una conducta que se subsume directamente bajo el tipo penal analizado”, dijo Ercolini.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR