Belleza

Cuatro formas de limpiar tu esponja de maquillaje

El paso a paso para que quede como nueva

domingo 5 de julio de 2020 - 7:38 am

Los objetos de maquillaje deben ser limpiados con frecuencia y la almohadilla no es la excepción. A continuación, cuatro técnicas para hacerlo.

Con una almohadilla limpiadora

La clave es usar suficiente fricción para realmente limpiarla, pero no tanto como para dañarla. La almohadilla de silicona texturizada da una superficie suave pero efectiva para limpiar profundamente sin rasgarla.

1- Mojá tu esponja. Exprimí suavemente con agua corriente hasta que esté totalmente mojada.

2- Agregá un poco de jabón. Exprimí un líquido limpiador o frotá una pastilla de jabón a lo largo del guante para que esté completamente saturado.

3- Frotá y enjuagá. Pasá la esponja por las puntas de silicona hasta que desaparezcan los restos de maquillaje, enjuagá hasta que el agua salga limpia.

4- Secá. Dejá tu esponja a un lado y que se seque al aire libre.

Con jabón

Si está muy sucia, debés usar jabón. Depende si peferís usar un limpiador líquido o una pastilla de jabón, pero ambos métodos darán el mismo resultado.

1- Mojá tu esponja. Exprimí la esponja con agua corriente hasta que se expanda y esté completamente empapada.

2-  Agregá el limpiador. Si estás usando uno líquido, rociá el jabón directamente sobre la esponja y comenzá a masajear, presionar y empujar contra la palma de tu mano húmeda. Si estás usando un jabón en barra, frotá la esponja de un lado a otro contra la barra mientras aplicás presión para formar espuma.

3- Enjuagá. Una vez que la espuma jabonosa se ha convertido en un desastre de maquillaje, estás lista para enjuagar. Exprimí la esponja debajo del agua limpia hasta que salga sin restos de maquillaje y dejala en un lugar abierto para que se seque.

Tené cuidado, el jabón puede ser duro y seco, por lo que hacer esta limpieza con demasiada frecuencia puede comenzar a deshacer tu esponja con el tiempo. En su lugar, probá una de estas opciones más suaves y guardá la barra de jabón para limpiezas mensuales.

Remojando

Es un método de doble limpieza: remojá tu esponja en un limpiador líquido, luego seguí con un exfoliante suave y jabón en barra para eliminar hasta el último residuo.

1- Remojar. Echá unas gotas de limpiador líquido en un tazón pequeño con agua tibia, sumergiendo la esponja sucia en la solución jabonosa. Dejala en remojo durante unos minutos.

2- Frotá un poco. Frotá el jabón en barra solamente en las partes donde hay manchas más profundas.

3- Enjuagá. Una vez que la esponja comience a sacar maquillaje viejo, ponela bajo agua limpia para enjuagarla. Apretá un par de veces para eliminar todo el jabón y secá.

Microondas

La energía del microondas probablemente también acabará matando cualquier microorganismo que pueda estar creciendo en la esponja.

1- Hacé una mezcla de agua jabonosa Primero, mezclá unas gotas de un jabón suave (shampoo para bebés o un poco de jabón para platos) con agua en una taza. Asegurate de que haya suficiente solución para cubrir la esponja por completo.

2- Remojá la esponja. Apretá un poco la esponja en el agua para humedecerla y luego sumergila completamente en la taza.

3- Metela en el microondas durante un minuto.

4- Exprimí. Una vez que el agua se enfríe, enjuagá y exprimila con agua corriente, luego dejala a un lado para que se seque.

Fuente: Cosmopolitan

COMENTARIOS