Negocios

Verbano, el único productor de porcelana del país, dejó de producir tras más de 55 años

La firma de capitales portugueses decidió dejar de invertir en la compañía de Capitán Bermúdez. En riesgo el futuro de 120 trabajadores

martes 23 de junio de 2020 - 2:28 pm

La ex cerámica Verbano, única fábrica de porcelanas del país que funciona en Capitán Bermúdez, provincia de Santa Fe, dejó de producir a partir de la cuarentena y podría cerrar sus puertas si no aparecen nuevos inversores.

Los 120 operarios de la planta sólo han cobrado el 50 por ciento de sus salarios provenientes del programa nacional de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y de un aporte mínimo que hizo la empresa de capitales portugueses que explota la emblemática fábrica. Pero en rigor, Verbano paró su producción desde el inicio de la pandemia y el futuro es más que incierto.

Porcelanas Verbano funciona en la Argentina desde 1953, y sus orígenes remontan al siglo XIX, en la zona del Lago Maggiore, en el norte de Italia, que había sido identificada por los romanos justamente como la zona de Verbano.

Los obreros se concentraron el martes pasado en las puertas de la compañía y por estas horas se busca desde el sector gremial alternativas para ver cómo sacar a flote la compañía, que ya en marzo del año pasado había comenzado una crisis casi terminal, con la suspensión de trabajadores. Mañana ingresarán a la planta para constatar que no falte stock ni haya síntomas de vaciamiento.

Aunque mantiene la marca, Verbano está desde 1995 en manos de la firma Faiart Argentina S.A., de capitales portugueses, quienes ya anunciaron que no seguirán invirtiendo en la línea de producción.

“Estamos viendo las alternativas posibles en caso de que la firma sea vendida y qué pasará cuando el gobierno deje de abonar los ATP. Vamos viendo cómo sigue día a día la situación”, comentó a La Capital Carina Mugracci, delegada de fábrica y tesorera del sindicato que los nuclea (Ceramistas). “Estamos en esta situación de desamparo desde el 20 de marzo, cuando se decretó la cuarentena”, abundó.

Hace 15 días, la firma pidió el ingreso de apenas un puñado de administrativos que realizan cobranzas y otros papeleos, más dos encargados de planta que fueron abocados a la distribución de regalería. “Nada que ver con el ritmo normal que debiera tener la fábrica”, lamentó la gremialista.

A esta altura de las circunstancias, el problema trasciende la pandemia del coronavirus y el parate productivo que generó. La compañía no está dispuesta a seguir produciendo, por más que se levante la cuarentena. “Ya está con una carpeta para la venta y a la espera de accionistas. Lo dejó bien en claro el jefe de recursos humanos el martes, cuando nos juntamos para que nos dieran una explicación sobre lo qué estaba ocurriendo y sobre el futuro de la planta”, reveló Mugracci.

COMENTARIOS