Alimentación

Formas de utilizar las frutas congeladas

Siete maneras de aprovecharlas durante todo el año

sábado 4 de julio de 2020 - 7:42 am

La fruta congelada tiene las mismas propiedades y beneficios que la fresca, con la ventaja de que aguanta mucho más tiempo en perfectas condiciones y que podemos recurrir a ella para muchos tipos de elaboraciones. Estas son algunas formas de aprovecharlas en cualquier momento del año:

Hacé tu propia compota de frutas

Las mermeladas que comprás suelen estar repletas de azúcar por lo que no son la opción más saludable. Recurriendo a las frutas congeladas podés hacer tu propia compota en cuestión de minutos. Solo tenés que cocinar tus frutos rojos favoritos en una sartén a temperatura media removiendo de vez en cuando. Añadí un chorrito de jugo de naranja para que tengan un sabor más dulce.

Tenelas a mano para comerlas entre horas

En verano puede ser perfecto para aliviar un poco el calor y no acabar recurriendo a helados industriales. Si querés, podés echarles un poco de chocolate 90% fundido por encima. Si no soportás el frío en los dientes, descongelalas antes, igual que hacías con otros alimentos.

 

Desayuná tortitas de frutas

Podés poner arándanos, frambuesas o rodajas de banana congeladas directamente en la masa de las tortitas del desayuno. Como son frutas o trozos pequeños, al cocinar la masa en la sartén se descongelarán.

Hacé tus helados

Lo mejor es usar las que sean cremosas como la banana o palta porque la textura final será bastante parecida a la de los helados a los que estamos acostumbrados, aunque podés hacerlos de todo tipo de frutas. Solo hay que triturar la fruta congelada con un poco de leche de tu elección. Cuanta más añadas más líquido quedará. Ni siquiera tenés que volver a meterlo en el congelador gracias a la fruta ya congelada, aunque si preferís comerlos en formato polo, podés meter la mezcla en un molde y dejarlo hasta el día siguiente.

Hacé aguas de sabores naturales

Esta es una forma sana de tomar más agua si es que te cuesta mantenerte hidratado sin recurrir a jugos y refrescos, o si te aburre el agua sola. Podés hacer las mezclas que se te ocurran: sandía con hierbabuena, frutos rojos con un poco de jugo de naranja, limón y menta, etc.

Usalas para tus vinagretas

Tus ensaladas no serán aburridas si aprendés a condimentarlas bien. Una buena forma de añadir sabor extra es usar limón o frambuesas congeladas a tus vinagretas. Podés hacer lo mismo con hierbas aromáticas pero congelalas en cubiteras de hielo rellenas de aceite.

Date un capricho dulce

De manera ocasional, también podemos usarla para hacernos un postre.

Fuente: Clara

COMENTARIOS