Coronavirus

Quién es “El Búfalo”, el gerente que se opuso a los gritos a la clausura de un Coto con Covid-19

Se trata del gerente de Operaciones de la cadena de supermercados, quien en 2017 estuvo involucrado también al hallazgo de un arsenal en una sucursal de la compañía

lunes 22 de junio de 2020 - 10:52 am

Un gerente de operaciones de la cadena de supermercados Coto, conocido como “El Búfalo”, se opuso a los gritos y amenazó a inspectores del Municipio de Lanús, que procedían a clausurar una sucursal ante la detección de más de 10 contagios de coronavirus entre empleados.

“Listo. ¡Hoy voy en cana! ¡Hoy voy en cana, Tito! ¡Hoy voy en cana! Esto termina mal. ¡No van a cerrar la sucursal, Tito! ¡No la vas a cerrar, como que me llamo Búfalo!, grita el empleado jerárquico a los inspectores que se habían acercado al lugar para clausurar el hipermercado.

Los empleados de ese hipermercado denunciaron “abandono de persona” y amenazas para regresar al trabajo aún cuando no tenían los resultados del hisopado que les realizaron para determinar si también se encontraban contagiados de Covid-19, tras la detección de una decena de positivos en otros trabajadores que desempeñan tareas en esa sucursal.

Búfalo estuvo vinculado en la causa que investiga el hallazgo de un arsenal de guerra en 2017 en una sucursal de Coto ubicada en la calle Paysandú, en el barrio de La Paternal. Por esa causa, Alfredo Coto y su hijo Germán fueron acusados de tenencia ilegítima de explosivos y otras armas que estaban en dicho supermercado “sin la debida autorización legal o sin que medien razones que justifiquen dicha tenencia”. Padre e hijo Coto fueron procesados y embargados en 2018 por la suma de tres millones de pesos.

Cuando lo indagaron, Coto le adjudicó la responsabilidad a su Gerente de Operaciones, Eduardo Bufalo. Tras esto, Bufalo fue citado como testigo, aunque insólitamente nunca fue imputado. Coto señaló en su defensa que el arsenal hallado era para prevenir eventuales saqueos a sus supermercados, que no se produjeron jamás.

Según el expediente, se encontraron 227 granadas, 41 proyectiles de gases MM RIOT CS SMOCK, 29 armas -27 de fuego y dos de lanzamiento- 3.886 municiones, un revólver doble acción calibre 38 a nombre de Alfredo Coto, una ametralladora UZI 9 milímetros a nombre de su hijo (Germán Coto), 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos de la Guardia de Infantería de la Policía Federal sin número visible, un silenciador y nueve escudos antitumultos.

COMENTARIOS