Belleza

Por qué ocurre la hiperpigmentación

Qué se puede hacer para prevenirla o tratarla

jueves 2 de julio de 2020 - 7:23 am

La hiperpigmentación son áreas de la piel en donde el pigmento conocido como melanina se encuentra más concentrado. Esto hace que la zona adquiera un tono más oscuro, lo que puede manifestarse a través de lunares, pecas o manchas.

La piel tiene su color gracias a los pigmentos naturales como la hemoglobina, la melanina y los carotenoides. La melanina, en particular, da color a los ojos, la piel y el pelo. Se forma en los melanosomas a partir de su precursora, la tirosina y la tirosinasa.

Tiene como función principal la protección del ADN ante los daños que puedan causar las radiaciones ultravioletas. No obstante, cuando se sobreestimula, da lugar a las hiperpigmentaciones.

Una de las causas frecuentes es la exposición a la luz solar. La misma estimula a la piel para formar melanina y brinda un efecto protector contra las agresiones de los rayos UV. Cuando la exposición es prolongada, se altera este proceso y se produce un daño cutáneo que, más tarde, se manifiesta con la hiperpigmentación.

Algunos de los factores de riesgo asociados son los siguientes:

– Predisposición genética.

– Manchas seniles que se producen por la edad o por la exposición solar.

– Postinflamatorias: surge luego de el proceso de curación de alguna herida, como una quemadura, un corte, la psoriasis o el eczema.  En particular, se evidencia una zona sin relieve, pero más oscura.

– Hormonales: melasma o cloasma. Aparecen áreas oscuras de forma irregular cuando las hormonas sexuales femeninas provocan un estímulo en la producción de melanina al exponer la piel al sol, ya  sea durante el embarazo o con la ingesta de pastillas anticonceptivas.

– Por exposición solar: todas las manchas, así sean manchas de la edad, pecas, melasma o hiperpigmentación postinflamatoria, cambiarán su tonalidad debido a la exposición solar.

– Medicamentos: puede ser efecto colateral de algunos tratamientos hormonales, medicamentos de quimioterapia, antimaláricos, antibióticos, anticoagulantes y otros fármacos.

– Enfermedades: es signo de otras patologías, como déficit vitamínicos, procesos autoinmunes, enfermedades gastrointestinales y desórdenes metabólicos.

A nivel general, hay algunas medidas que todos pueden implementar para reducir el riesgo. En la medida posible, deben aplicarse todos los días.

– Se recomienda protección solar en verano e invierno. Lo ideal es que sea de un factor de protección mayor a 50.

– Limitar la exposición solar. No exponerse en horarios entre las 11 y las 16 horas.

– Usar ropa adecuada que ofrezca protección.

El tratamiento de la hiperpigmentación supone un desafío para los profesionales. Aunque los tratamientos han avanzado con el paso del tiempo, aún hay dificultades a la hora de reducir este problema. Algunas opciones son:

– Peeling químico: minimiza la hiperpigmentación al dejar al descubierto piel nueva y con tonalidad homogénea.

– Láser: el efecto es similar al tratamiento realizado con ácidos, pero el dermatólogo lo puede aplicar con muchas más precisión. Se procede a lesionar las zonas más afectadas con la luz de alta energía del láser. Cuanto más intenso es el tratamiento, más efectividad hay en las capas más profundas.

Cremas tópicas: el uso de hidroquinona en bajas concentraciones es útil en muchos casos. Se debe tener cuidado para evitar que provoque irritación e hiperpigmentación postinflamatoria. La vitamina C es efectiva contra las manchas y se usa en conjunto con otros ingredientes activos. En los últimos tiempos, han cobrado gran importancia sustancias como el ácido kojico, la arbutina, los retinoides y el ácido azelaico.

Si aparecen nuevas manchas o irregularidades, lo mejor es consultar al dermatólogo, quien podrá determinar si son normales o si tienen su origen en alguna patología cutánea. Además, asesorará sobre las mejores opciones para tratarlo, según el caso, que requerirá de tiempo y constancia.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS