Alimentación

Ocho alimentos saludables de los que no hay que abusar

Si bien se recomienda su consumo, debe ser moderado si tu objetivo es no aumentar de peso

lunes 29 de junio de 2020 - 7:18 am

Si tu propósito es comer sano pero sin subir de peso, debés tener en cuenta que existen algunos que, a pesar de su apariencia ligera o sus beneficios para el organismo, deben consumirse con moderación.

No aportan calorías vacías ni azúcar, ni grasas malas por lo que sumarán buenos nutrientes (proteínas, ácidos grasos saludables, minerales, vitaminas, antioxidantes), pero supondrán una ingesta muy elevada de calorías.

1. Banana

Tiene un poder saciante mucho más alto, por su importante contenido de fibra e hidratos de carbono simples y complejos. Por lo tanto y, a pesar de su alto contenido calórico, no tenemos por qué privarnos – sin abusar – ya que es rica en vitaminas C y B6 y minerales esenciales (potasio y ácido fólico) que la convierten en un alimento indispensable en cualquier dieta, incluidas las de diabetes y adelgazamiento. Es, además, el complemento perfecto para personas con gran actividad física.

2. Palta

Tiene un alto contenido en aceites vegetales, calórico y graso aunque es de las que contiene menos azúcar. A pesar de su alto contenido calórico no hay que eliminarla de la  dieta, ya que se ha descubierto que el aceite de aguacate posee propiedades antioxidantes, es rico en grasa vegetal y en vitaminas E, A, B1, B2, B3, ácidos grasos, proteína y minerales que ayudan a contrarrestar los efectos perniciosos de las grasas saturadas.

3. Muesli y los cereales del desayuno

Aunque la publicidad y su apariencia más pura y natural nos ha hecho creer que el muesli es más ligero que los cereales tostados corrientes, un bol con leche tiene tantas calorías como uno con cereales de toda la vida. Sin embargo, la realidad es muy diferente. Casi todos los cereales tienen el mismo número de calorías, es decir, entre 300 y 400 por cada 100 gramos, por lo tanto, en esta partida, muesli y cereales tostados, empatan. Otra cosa es la calidad de las calorías de uno y otro cereal que mueven la balanza en favor del muesli.

4. Frutos secos

Con una media de entre 600-700 kcal/100 g., contienen un gran aporte calórico e hidratos de carbono, por lo que, aunque son aconsejables para los que hacen esfuerzos físicos prolongados y quieren aumentar masa muscular, no son recomendables en las dietas hipocalóricas. Son ricos en fibras y su ingesta produce un tránsito rápido por el tracto intestinal previniendo el estreñimiento y otras enfermedades intestinales.

La fibra retrasa la absorción de azúcar, lo que permite disponer de la energía progresivamente y durante más tiempo sin que sea convertida a grasas. Gracias a sus beneficios nutricionales, es recomendable comer un puñadito a la semana para disminuir la sensación de apetito ya que estimulan la formación de las hormonas saciantes y controladoras del apetito por el intestino.

En pequeñas cantidades, tienen propiedades beneficiosas para reducir el colesterol (por los ácidos omega 3) y buenos en situaciones de esfuerzo intelectual (por el fósforo). Además contienen vitamina E, con propiedades antioxidantes, vitaminas B y sales minerales como el fósforo, el magnesio, el cobre, el hierro, etc…

5. Vino tinto

Aunque una copa al día puede tener efectos beneficiosos, contiene unas 177 calorías de media, lo que equivaldría a tomar dos galletas de chocolate. Además, su contenido el alcohol le confiere efectos psicoactivos: en dosis muy moderadas incrementa el apetito y lleva a comer más.

6. Batidos y jugos frutas

Aunque sean naturales y saludables, un sólo jugo o batido llevan en sí mismo prácticamente toda la cantidad de fruta diaria recomendada, por lo que su nivel calórico sube mucho sin saciarnos. Eso con los hechos en casa, porque los procesados llevan grandes cantidades de azúcares, potenciadores de sabor y calorías extra. Si bien producen una mayor sensación de saciedad, los batidos, además, llevan leche o helado por lo que los convierten en una comida en sí mismos.

7. Aceite de oliva

Sus grasas son muy saludables y además aporta vitamina E, pero ni sacia ni aporta volumen a las comidas. Por cada cucharada extra al día sumamos 110 calorías y si, además, es usado para freír pierde todos sus beneficios nutricionales.

8. Ensalada césar

Las ensaladas son un arma de doble filo ya que muchas veces se añaden ingredientes y condimentos excesivamente calóricos, como la ensalada césar que, además de la lechuga, lleva pollo empanado (pollo+pan+frito) y dados de pan frito, todo ello regado con la sal césar (hecha a base de yogur). En total 1.000 calorías en un solo plato. Sería preferible cambiar el pollo empanado por pollo a la plancha y los croutons de pan frito por pan tostado en la plancha o el tostador y cambiar la salsa por un aceite aromático o una vinagreta.

Fuente: Salud envidiable

COMENTARIOS