Crónica

Barcelona no pudo romper el cero y dejó la cima a merced de Real Madrid

A falta de la genialidad de Messi que ganara el partido, el conjunto catalán no logró superar a su primer rival de fuste y podrá ser alcanzado por el conjunto merengue el próximo domingo

viernes 19 de junio de 2020 - 3:01 pm

Por: Santiago Caruso (@Santiago_Caruso)

Barcelona dejó pasar la oportunidad de continuar como único líder de La Liga, a falta de siete partidos, y le cedió la chance al Real Madrid (único escolta, dos puntos por debajo) de compartir el primer puesto en lo más alto de la tabla. Ni locales ni visitantes pudieron romper el cero en el empate 0-0 ante Sevilla en el Sánchez-Pizjuán y Lionel Messi no logró alcanzar la formidable cifra de 700 goles en su carrera.

El inicio del partido encontró al cuadro andaluz muy retrasado en campo propio, lo que le permitió al conjunto catalán disponer de la pelota y jugar cerca del arco defendido por Tomás Vaclik. Si bien los dirigidos por Quique Setién carecieron de profundidad, tuvieron la posibilidad de abrir el marcador mediante la especialidad del capitán: un tiro libre al borde del área que salvó Jules Koundé con un cabezazo en la línea.

A medida que el Sevilla avanzó en el terreno, el trámite fue parejo. Fiel a su estilo, Barcelona intentaba hacer daño a partir de la posesión con un Sergio Busquets preciso a la hora de distribuir e inteligente para interceptar las intenciones del rival. Sin embargo a partir de la segunda mitad del primer tiempo el protagonismo se repartió y ninguno de los dos equipos generó peligro.

Lo único para destacar fue un cruce que protagonizó el astro argentino con el brasileño Diego Carlos. Luego de propinarle una dura entrada, unos minutos más tarde derribó a Luis Suárez, lo que despertó la reacción de la Pulga que descargó toda su bronca con un empujón al defensor merecedor de tarjeta amarilla. José Luis González decidió no amonestarlo pero sí lo hizo con Busquets y Fernando, quienes aportaron al tumulto que se armó de inmediato.

La etapa complementaria contó con la presencia de Éver Banega desde el comienzo. El rosarino ingresó por Oliver Torres y le cambió la cara a los suyos: administró el balón con criterio, mostró sacrificio para la recuperación y preocupó a la defensa blaugrana con envíos largos a las espaldas de los laterales.

Lucas Ocampos, lo mejor del elenco dirigido por Julen Lopetegui en lo que va de la temporada, se mostró como una amenaza pero no gravitó a diferencia de cotejos anteriores. Apenas tuvo un remate potente que desvío Ter Stegen con un manotazo excepcional. A falta de 7 minutos, el DT decidió reemplazarlo por Franco Vázquez, que tampoco pudo meterse en juego dado que a esa altura las urgencias eran del Barcelona.

Messi, ubicado por el medio en vez de partir desde la izquierda como contra Mallorca, siempre estuvo bien rodeado por Fernando, Diego Carlos y Joan Jordán. En esta ocasión no hubo genialidad que metiera bajo la alfombra las carencias que arrastra su equipo y así los culés nunca consiguieron doblegar al primer rival de rigor que se les presentó en lo que va de la reanudación del torneo en tiempos de pandemia.

El final pudo ser para cualquiera: Jordi Alba salvó lo que era el triunfo del local, mientras que Luis Suárez -jugó de titular después de la lesión- malogró la situación más clara de todo el en todo el encuentro. De esta manera Barcelona alcanzó las 65 unidades y quedó a tiro de la Casa Blanca, que con 62 puntos visitará a Real Sociedad el domingo a las 17 horas (horario argentino).

El resumen del empate 0-0 entre Sevilla y Barcelona

Foto de portada: Diario Olé.

COMENTARIOS