Belleza

Cómo cuidar la piel de tus codos

Qué hacer con esta parte del cuerpo que se olvida con mucha frecuencia

viernes 26 de junio de 2020 - 7:24 am

A la hora de cuidar nuestra piel, a veces descuidamos la zona del antebrazo y el codo. A continuación, algunas formas para que luzcan mejor.

Teniendo en cuenta que la mayor parte del año están tapados por mangas largas, puede que nos fijemos en los codos recién en verano o si en un momento notamos que una parte del brazo está especialmente reseca, lo que es de por sí un signo de alarma.

La rutina perfecta pasaría por aplicar el mismo esmero que a otras partes del cuerpo. Teniendo en cuenta que es una zona huesuda y que está más expuesta que otras, su cuidado debería ser tan frecuente como otras zonas del cuerpo en que no escatimamos recursos de belleza.

Aceites

Cuando los codos están especialmente secos los mejor es acudir a productos que nos den una hidratación extra. En ese caso lo que necesitás son aceites. Podés usarlo después de la ducha para que la humedad ayude a que que se fije mejor.

Un truco es echarte un poco de aceite de oliva en cada codo por las noches, antes de irte a la cama. Actuará mientras estás durmiendo y por la mañana basta retirar los restos que puedan quedar con el agua de la ducha.

El aloe vera o los aceites naturales de coco, rosa o lavanda también están indicados. Y pueden ser una solución mucho menos problemática que el de oliva si te lo aplicás antes de salir de casa.

Exfoliar y limpiar

Al exfoliar se eliminarán células muertas y si la piel de los codos es más blanquecina o más oscura que la del resto del brazo este proceso ayudará a igualarla.

Si notás los codos especialmente secos exfoliá con piedra pómez. Pero tené en cuenta que la piel es muy fina y sensible, por lo que no lo hagas como si estuvieras exfoliando las durezas de los pies.

Bastará con exfoliarlos una vez a la semana, como deberás hacer con el resto del cuerpo. En función de tu tipo de piel y sensibilidad habrás de escoger un exfoliante más o menos agresivo.

Limón y miel

Además de seca la piel de los codos tiende a presentar un aspecto apagado. Si a una cucharada de miel le añadís un poco de jugo de limón y te lo aplicás en los codos verás como recuperarán parte del brillo perdido. Basta dejarla actuar unos minutos y después retirar con agua tibia.

Cremas específicas

Hay numerosas marcas que crean fórmulas hidratantes para manos, brazos y codos o para codos y rodillas.

Fuente: Bekia

COMENTARIOS