Salud

Nueve formas de controlar la ansiedad nocturna

Qué hacer para conciliar el sueño y descansar correctamente

miércoles 24 de junio de 2020 - 7:59 am

En ciertas ocasiones, las condiciones que habitualmente contribuyen para que podamos tener un buen descanso no alcanzan. Y entonces el sueño se demora en llegar e incluso podemos padecer de sudoración, taquicardia y disnea.

Al momento de dormir, las preocupaciones vuelven con una dificultad extra: difícilmente encontraremos soluciones a esas horas. Entonces, aparece la ansiedad nocturna y caemos en un círculo vicioso. A continuación, una serie de consejos que te ayudarán a evitarla o te permitirán lidiar mejor con ella:

1. Procurá detectar cuál es la situación que desencadena la ansiedad

No todas las preocupaciones son reales ni merecen realmente nuestra atención. Por eso es necesario despejar el camino y establecer qué es realmente lo que queremos solucionar.

En lugar de pensar realmente en el problema y de medir realmente su importancia, te has perdido en un sinfín de preocupaciones que solo sirven para que te desvíes de lo que es real (y que quizás ni siquiera es grave). Por lo tanto, prestá atención al verdadero problema y pensá en cómo podrás solucionarlo al día siguiente.

2. Mantenete ocupado durante el día

Cuando uno ha realizado muchas actividades durante el día, y esas ocuparon nuestra mente y nuestro cuerpo, es casi seguro que, cuando nos acostemos, la noche solo nos dará una opción: dormir. Acostarse con el cuerpo y la mente agotados por las actividades del día nos dejará en condiciones de tener un sueño reparador. Procurá realizar actividades deportivas y pasatiempos.

3. Tené una rutina nocturna

Si bien a todos nos gusta divertirnos, si queremos descansar, no es bueno vivir en diversión permanente. Se dice que el ser humano es un ser de costumbres, y si te acostumbrás a que tus noches sean rutinarias, con horarios fijos para comer, tomar un té e ir a la cama, es seguro que tendrás más posibilidades de dormirte que si llenás esas horas con actividades que pueden llevarte al desvelo. Dormir cada día a la misma hora nos ayuda a regular nuestro ritmo circadiano y eso nos llevará a que podamos dormir de un modo natural y beneficioso.

4. Comer saludablemente

Llenarse de comida rica en grasas antes de dormir no es el mejor camino para poder conciliar el sueño. No podrás dormir bien si te indigestás y, al acostarte, sentís que estás por explotar. Por lo tanto, es aconsejable que tu cena sea liviana, rica en verduras y alimentos saludables fáciles de digerir.

5. Evitar bebidas estimulantes

El alcohol o tomar en abundancia bebidas que contengan ingredientes que puedan resultar estimulantes, como, por ejemplo, la cafeína, es un error. Lo mejor es acompañar la comida con agua mineral y luego un vaso de leche tibia o una sola taza de té.

6. Un ambiente acogedor

La habitación debe contribuir a un buen descanso. Para ello es necesario mantenerla limpia, ordenada y con la ventilación suficiente para que puedas respirar bien. También es importante que la decoración no abunde. Debe ser limpio, cómodo, oler agradablemente y “cálido” para la mirada.

7. Usá tu habitación solo para dormir

La cama es tentadora y muchas veces la usamos para distintas actividades como leer, navegar por Internet, mirar series o comer. De ese modo, pasamos buena parte del día allí. Por lo tanto, a la hora de dormir, posiblemente nuestro cuerpo no perciba el cambio, y nos cueste más conciliar el sueño. Es bueno que la habitación sea un tipo de “recinto sagrado” que solo uses cuando necesites descansar.

8. Ejercicios de respiración

Una respiración agitada o fuera de control es enemiga de un sueño reparador. Es bueno que incorpores a tu rutina nocturna ejercicios de respiración que harán que tu cuerpo y tu mente consigan la armonía necesaria para que el sueño llegue, acompañado por una respiración serena y controlada. Quizás al principio se te haga difícil acostumbrarte a ello, pero pronto obtendrás los beneficios y se hará parte de tu rutina nocturna saludable.

9. Pedí ayuda psicológica

Es bueno que, si te afecta habitualmente, pidas la ayuda de un especialista para que pueda determinar cuál es la razón de este padecimiento habitual y te indique un tratamiento adecuado para superarla.

Fuente: Genial gurú

COMENTARIOS