Salud

Piel seca: cómo cuidarla en invierno

Cinco puntos claves para que no se agriete e irrite

martes 23 de junio de 2020 - 7:38 am

El frío es uno de los principales enemigos de la piel, que puede sufrir tirantez, irritaciones y rojeces si no está cuidada adecuadamente durante los meses de invierno.

Reparar e hidratar son los dos pilares fundamentales en cuanto comienzan a bajar las temperaturas, sobre todo si tenés cutis seco, ya que puede volverse más áspero y sensibilizarse. Estas son cinco cuestiones a tener en cuenta:

Crema y no loción

Es importante que te asegures de que en esta época estás usando una crema y no una loción facial, ya que la segunda se queda corta en el momento de hidratarte como es debido. En cuanto al cuerpo, sustituí las texturas más fluidas por alguna más densa u optá por una manteca para los meses más fríos. Y, si ves que con aplicarla una vez al día no es suficiente, hacé como en la cara y aplicala por la mañana y por la noche.

El limpiador adecuado

Evitá los que contengan jabón en su formulación, ya que se caracterizan por tener un pH alcalino que puede irritar, provocando que la piel no sea capaz de retener la hidratación. Usá mejor uno que sea hidratante, tanto en leche, loción como en aceite, dependiendo de tus gustos y notarás que tu piel no queda tan tirante tras la limpieza diaria.

Sleeping mask

El propósito de este producto es crear una capa que facilite la absorción de los demás cosméticos que has aplicado debajo de ella (sérum, aceite o crema) mientras dormís. Tienen una textura y aroma agradable, por lo que también servirán para que te vayas a la cama algo más relajada.

Hidratación en hora

No solo es crucial que te apliques body milk a diario, sino que también es importante que lo hagas en el momento adecuado para intensificar sus beneficios. Es mucho mejor justo después de ducharse que hacerlo después o a lo largo del día. En los meses de invierno será mejor que apliques tu crema al terminar de lavarte, con la piel ligeramente húmeda.

Ingredientes clave

Las ceramidas son el activo principal que debería incorporar tu crema, ya que reparan y llenan las grietas que se producen entre las células para así ayudar a que la dermis se cure por sí sola de las agresiones externas. La glicerina también es una opción para suavizar y, si ves que tu rostro presenta un aspecto inflamado debido a los cambios de temperatura, optá por cosméticos que incluyan en su formulación camomila, aloe vera o avena, con propiedades calmantes y antiinflamatorias.

Fuente: Mujer hoy

COMENTARIOS