Seguinos en nuestras redes

Economía

Las claves del juicio contra YPF: quiénes están detrás, cuándo se define y por qué monto

Dialogamos con Sebastián Maril, director de Research for Traders, para entender la magnitud que implicaría para la Argentina perder este juicio millonario, generado tras la reestatización de YPF en 2012

La reciente decisión de la jueza del Segundo Distrito Sur de Nueva York, Loretta Preska, de desestimar el pedido del Estado argentino de continuar el proceso judicial en Buenos Aires, dejó al país más cerca de tener que afrontar un gran desembolso ante el reclamo de los fondos de inversión Burford Capital y Eton Park, que compraron los derechos de litigio contra la Argentina por la expropiación de YPF.

Para conocer los detalles de este caso, Nexofin se comunicó con Sebastián Maril, director de Research for Traders, quien sigue el caso de YPF desde sus inicios.

Ante la consulta de este medio sobre los tiempos que restan hasta llegar a un cierre del caso, Maril aclaró que, en el mejor escenario para Argentina, el próximo mes de noviembre la jueza Preska ya exigiría que el país se siente con los demandantes para arreglar la compensación.

Quiénes están detrás del juicio

Por otro lado, el especialista en el juicio por la reestatización de YPF explicó que entre los demandantes no se encuentran las empresas del Grupo Petersen, que fueron las que sufrieron inicialmente esta expropiación por parte del Estado argentino.

Al respecto, Sebastián Maril ahondó: “La demanda inicial de abril del 2015 explica que el fondo Prospect, que pertenece a Burford Capital, adquirió los derechos económicos de litigar contra la República Argentina porque Petersen Energía Inversora y Petersen Energía, dos empresas españolas, no podían afrontar los gastos del proceso judicial contra el país e YPF ya que se encontraban en proceso de liquidación en España. Entonces, Burford Capital, la empresa más grande del mundo en financiamiento de litigios, tiene el derecho a hacer lo que hizo. Y, en ese escrito, dicen que en ningún momento las empresas Petersen de la familia Eskenazi forman parte de este juicio porque se desvincularon de las empresas en 2015. Es decir que, oficialmente, no están vinculados”.

¿Cómo podría dilatarse la definición?

Argentina va perdiendo 4-0: ya perdió en la corte inferior, perdió en la corte de Apelaciones, perdió en la Corte Suprema y volvió a perder en la Corte inferior. Ahora, Argentina seguramente va a pedir a la jueza Preska que no se expida hasta tanto no se defina un fallo en la Corte Suprema de Justicia de España sobre la supuesta ilegalidad en la venta de los derechos del juicio a Burford Capital. En sus argumentos, nuestro país dirá que si la Corte española falla a favor de Argentina, todo lo demás quedaría nulo. Pero la jueza Preska ya habló de esto, ya dictaminó sobre esto en 2016, por lo tanto no creo que ahora cambie su opinión y diga: ‘Ah, ok, esperemos hasta que el Tribunal Supremo español dicte sentencia'”, explicó Maril a este medio.

Si bien Maril da por hecho que la jueza terminará dictaminando en contra de este pedido argentino, no descarta que el mismo sea analizado, lo que extendería la definición hasta noviembre próximo, como se explicó anteriormente. Sin embargo, en caso de rechazar el próximo 19 de junio la revisión de un eventual pedido de la Argentina y decidirse por dictar la sentencia sumaria, el Estado se vería obligado a pagar con bonos reestructurados al momento de sentarse en la mesa de negociación.

¿Qué monto se vería obligado a pagar Argentina?

Sobre este punto, Maril explicó por qué el rango que la Argentina se vería obligada a pagar oscila entre 3.500 millones de dólares y los 12.100 millones de dólares.

“Burford compró el 70% de este juicio y el 75% del juicio Eton (n del R.: se trata de un caso idéntico pero iniciado originalmente por Eton Park Capital contra Argentina). De este 70% fue vendiendo el 38,75%. La última venta fue del 10%, por 100 millones de dólares, según está escrito en los últimos balances presentados por Burford el mes pasado. Allí dicen que su participación en ambos juicios puede variar entre 1700 y 9000 millones de dólares. Es importante señalar que ellos aseguran que su participación tendría este valor. Pero recordemos que hay otros tenedores de los derechos de este juicio”, comentó.

Y agregó: “Si vos extrapolás el porcentaje que tiene Burford en ambos casos y lo hacés al 100%, llegás a la conclusión de que el juicio no va a bajar de los 3.500 millones de dólares y no va a superar los 12.100 millones de dólares”.

Maril luego explicó que estos valores tan dispares se explican a partir de cuatro fórmulas diferentes para calcular la compensación: “A este número llegás a partir de fórmulas matemática realizadas por Burford que incluye el valor de venta de Repsol por el 51% de las acciones, que fue de 5.000 millones de dólares. Otro factor para llegar a estos valores es cuánto reclama Eton Park Capital, que en su demanda pone el valor de 495 millones de dólares por su parte. En tercer lugar, toman como referencia la última venta de derechos del juicio realizada en el mercado secundario, que fue de 100 millones de dólares por el 10%. Por último, el estatuto de YPF te dice cuánto tiene que valer en caso de que ocurran estos casos: dice exactamente que, en caso de expropiación YPF debería pagar una fórmula que está en el artículo 7 inciso G de su estatuto, cuyo resultado te da 9000 millones de dólares. Por eso el rango de cuánto puede llegar a tener que pagar Argentina por este juicio es tan amplio”.

Economía

El documento que interpela a Cristina: “No hay manera de aumentar el gasto público”

La vicepresidenta de la Nación hizo pública su postura a favor de incrementar el gasto por parte del Estado. Sin embargo, su propuesta está en la médula de la decadencia económica argentina

La derrota electoral que sufrió el oficialismo en las PASO no sólo generó una crisis política interna que derivó en un cambio de Gabinete sino que dejó entrever las dificultades económicas que atraviesa el Estado y a las cuales debería enfrentarse el Gobierno actual; entre ellas, el creciente gasto público que no pareciera ser un tema a resolver para Cristina Kirchner.

En lo que va del 2021, los recurrentes desembolsos de dinero que realiza la gestión actual han aumentado respecto a años anteriores, a través de distintos mecanismos: la emisión de bonos del Tesoro que sólo permitieron renovar los vencimientos de deuda pública y la absorción por parte del Banco Central con Leliq y pases de aproximadamente la mitad de la emisión monetaria.

Estos datos quedaron reflejados en un informe que elaboró el Instituto de Desarrolo Social Argentino (IDESA), al comparar los primeros 7 meses del corriente año respecto al mismo período del 2020. En ese sentido, se desprendió que el gasto público primario (excluyendo el pago de intereses) aumentó un 34% que, ajustando por inflación, implica una caía del -8% en términos reales.

Por su parte, el gasto en prestaciones sociales (jubilaciones, asignaciones familiares y ayudas asistenciales) aumentó 21% que, ajustado por inflación, es una caída del -17%.

El gasto en subsidios a la luz, gas y transporte subió 80% por lo que, ajustando por inflación, implica un aumento de 29% en términos reales.

Estos datos muestran que el gasto público creció nominalmente, pero la alta inflación produjo una importante licuación en términos reales

El aumento nominal de gasto público no logra incrementos reales porque la inflación –producida por el propio aumento del gasto– lo licúa. Aumentando el gasto público –como demanda la vicepresidenta– lo único que hubiese provocado es una mayor inflación con caída de las prestaciones sociales y más fondos públicos en favor de familias de ingresos medios y altos a través de subsidios a las tarifas.

En este sentido, la vicepresidenta reúne un grupo de adeptos que defienden la idea de aumentar el gasto público. Es el reflejo de una opinión extendida en la sociedad argentina de que se puede gastar sin hacer el esfuerzo de pagar impuestos.

Continuar leyendo

Economía

Lunes negro en los mercados tras los rumores de quiebra de Evergrande: fuertes caídas en Wall Street y el Merval

La compañía china se desplomó un 19% este lunes en la bolsa de Hong Kong y arrastró a los mercados en occidente

El mercado de Wall Street comienza la semana con importantes caídas mientras se complica el futuro de la segunda mayor inmobiliaria china Evergrande que este lunes llegó a desplomarse un 19% en bolsa de Hong Kong. Como era de esperarse, en occidente los mercados se vieron arrastrados y Wall Street cae más de 10% mientras el Merval lo hace 5,1%.

El mundo de las finanzas teme que la firma quiebre y que no pueda hacer frente a sus obligaciones. Los tres principales índices bursátiles estadounidenses inician la semana con fuertes caídas. El Dow Jones se desploma 1,85%, mientras que el S&P500 cae 1,67%. El índice tecnológico Nasdaq, por su parte, pierde 1,66% el lunes.

Las Bolsas europeas corren la misma suerte con caídas por encima del 2% como el caso del Dax alemán y el Italia 40, ceden 2,50%. El Cac francés, por su parte, cae algo menos, 2,06%. El Ibex modera las caídas, y pierde apenas por encima del 1%, situándose por debajo de los 8.700 puntos, en mínimos desde junio. En el peor momento de la sesión, ha llegado a caer más de un 2%, hasta los 8.551 puntos.

Los inversores temen que una posible quiebra del “Gran Rinoceronte Blanco” afecte a toda China, ya que los pasivos de la compañía representan aproximadamente el 2% del PIB del país asiático. Evergrande viene luchando por conseguir fondos para pagar a sus numerosos prestamistas, proveedores e inversores, y los reguladores advierten que sus US$ 305.000 millones de pasivo podrían provocar riesgos mayores para el sistema financiero del país si no se estabiliza.

Pese al impacto que puede tener en la economía china, los inversores creen que Beijing permitirá que Evergrande caiga en desgracia y declare el default de su deuda y genere pérdidas a sus accionistas y tenedores de bonos. Los fantasmas del fatídico final del banco norteamerinaco Lehman Brothers tras la crisis de 2008 sobrevuelan por las principales bolsas del mundo.

Uno de los principales acreedores de Evergrande hizo provisiones para pérdidas de sus préstamos al asediado promotor, mientras que algunos acreedores están planeando darle más tiempo para pagar, dijeron cuatro ejecutivos bancarios a Reuters. El promotor explicó el domingo que comenzó a pagar a los inversores en sus productos de gestión de patrimonio con bienes inmuebles.

Evergrande debe pagar u$s 83,5 millones de intereses el 23 de septiembre. Tiene otro pago de intereses de u$s 47,5 millones que vence el 29 de septiembre. Los inversores temen que esta semana ya no pueda enfrentar el pago de vencimiento, ya que su deuda acumula más de US$ 300.000 millones. El sector inmobiliario representa más de una cuarta parte del PIB chino.

Los problemas de la empresa también presionaron al sector inmobiliario en general, así como al yuan, que cayó a un mínimo de tres semanas de 6,4831 por dólar. Las acciones de Sunac, la cuarta promotora inmobiliaria de China, cayeron más de un 10%, mientras que la empresa estatal Greco 10%, mientras que la empresa estatal Greentown China se desplomó más de un 9%.

Qué pasa con los activos argentinos

En la plaza local las caídas eran menores: el Merval cedía un 5,1% al mediodía. Las acciones más afectadas fueron también energéticas y bancos, con Pampa Energía a la cabeza, que retrocedía más de 7%. La seguían los bancos Macro, Galicia y Supervielle, con caídas de 6,7%, 6,1% y 6% respectivamente.

Aquí, el mercado sufrió también la volatilidad política de la última semana con la presentación de renuncias intempestivas por parte de ministros afines a Cristina Kirchner. A su vez, las medidas económicas del Gobierno post derrota electoral en las PASO genera más incertidumbre entre los inversionistas que ven con preocupación la emisión monetaria, la utilización de los Derechos Especiales de Giro del FMI para financiar el aumento del gasto social

 

Con información de El Cronista y Clarín

Continuar leyendo

Economía

Gasto público: el paquete de ayuda social que podría llegar a 1 billón de pesos

Los dos ministros apuntados por el ala dura del kirchnerismo, Martín Guzmán y Matías Kulfas, son los encargados de darle los detalles finales

De cara a noviembre, la economía post PASO estará marcada por el empuje que pueda darle el oficialismo al consumo mediante acuerdos paritarios, un mayor nivel de déficit y de emisión, y con la falta de dólares como el gran limitante para esos impulsos.

Las posiciones están tomadas. De un lado, el presidente Alberto Fernández y los ministros Martín Guzmán, de Economía, y Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, defienden lo actuado en 2020 y este año como lo máximo posible sin alterar de una manera irrecuperable las vigas maestras macroeconómicas.

Ambos ministros permanecerán en sus cargos. Del otro, los que consideran que ese posibilismo esconde un ajuste exagerado.

Según detalla el sitio iProfesional, el equipo económico del gobierno de Alberto Fernández trabajó este fin de semana para terminar de delinear el paquete de ayuda económica que el presidente y Cristina Kirchner acordaron lanzar.

El monto de ese paquete, de acuerdo a lo que pudo saber de fuentes oficiales el mencionado sitio podría llegar a cerca de 1 billón de pesos.

Unos 500.000 millones de pesos de ayuda del Estado, a los que se sumarian otros 500.000 millones de pesos más, que seria aportado por los bancos a través de préstamos a tasas preferenciales para particulares y empresas, tal como pretende el Gobierno.

En los últimos días, los funcionarios del BCRA le informaron a los bancos públicos y privados que deberán prestar un 7,5% del total de sus depósitos en pesos a individuos y empresas para poder reactivar el consumo. Serian créditos a tasa fija cercanas al 40% anual y hasta 5 años de plazo.

Otro punto: el Gobierno aprobará para lo que resta del año un nuevo ajuste del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para los salarios de los empleados en relación de dependencia.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR