Salud

Causas y cómo aliviar la picazón en los ojos

Por qué no debemos rascarnos con los dedos y qué hacer para solucionarlo

viernes 19 de junio de 2020 - 7:44 am

El picor es una molestia que a veces resulta irritante y que empeora cuando nos frotamos los ojos, que siempre deben “rascarse con los codos”, como decían los oculistas clásicos.

Es esencial considerar cuándo empezaron los síntomas, cuánto dura el picor, si es estacional o dura todo el año, si se desencadena por algún factor (por ejemplo al salir al jardín, al ponerse el lente de contacto o cualquier tratamiento para los ojos, cremas de la cara o pinturas cosméticas) y si se tiene alguna enfermedad asociada, como asma, dermatitis o rinitis.

Algunas causas pueden ser: alergia ocular (conjuntivitis alérgica, muchas veces es una rinoconjuntivitis), blefaritis y dermatitis alrededor del ojo, conjuntivitis de cualquier tipo, ojo seco y fatiga visual (astenopia).

Diferenciar el lugar exacto del picor puede ser una pista de sus causas. En general, las blefaritis y dermatitis suelen presentar mayor picor en los párpados, mientras que alergias, conjuntivitis, ojo seco y fatiga visual pican más dentro del ojo. Un  picor en el canto interno del párpado es típico de las conjuntivitis alérgicas. El ojo seco y fatiga visual a menudo implican dolor ocular asociado.

También hay diferencias en cuanto a los tipos de alergia. La aguda estacional comienza con un picor ocular muy intenso y enrojecimiento ocular de forma brusca, sobre todo en personas con asma o rinitis alérgica. Normalmente  presentan ojo enrojecido y lagrimeo, sin  secreción ocular, incluso edema de la conjuntiva.

Las crónicas suelen empezar muy lentamente, durante semanas, y empeoran si no se elimina el desencadenante. El picor suele ser menor que el de la forma aguda y los pacientes tienen enrojecimiento ocular, lagrimeo y secreción mucosa, aunque en pequeña cantidad.

En ambas formas el tratamiento de inicio es similar porque se busca evitar el contacto con el alérgeno y detener la reacción, por ejemplo dejando de usar lentes de contacto o un fármaco ocular. Además de algún fármaco antialérgico tópico (antihistamínicos y estabilizadores de los mastocitos y de acción dual), aplicar compresas frías, lavados con suero salino o lágrimas artificiales frías.

Ciertas costumbres pueden ayudar a paliar el picor:

– Si se trata de una alergia ocular, lo primero es tratar de identificar el alérgeno y evitar el contacto con él.

– Si la alergia se debe a alérgenos ambientales como el polen, es útil ponerse unos lentes normales o de sol cuando se sale al exterior y disminuir la inflamación mediante la aplicación de compresas frías.

– Los lavados con suero fisiológico a veces producen alivio porque las alergias se deben a la entrada del alérgeno al saco conjuntival, y el lavado produce un arrastre y salida de éste.

– Las lágrimas artificiales sin conservantes frías diluyen el alérgeno y disminuyen la inflamación. Si además la causa del picor es ojo seco, la aplicación de lágrimas artificiales, geles o pomadas indicadas para el ojo seco y la humidificación del ambiente será beneficiosa.

– Si hay blefaritis o se sospecha que la alergia se debe a cosméticos se debe limpiar el párpado y la base de las pestañas una o dos veces al día con agua templada o con un jabón neutro y/o un jabón específico para uso palpebral.

– También se podrían administrar colirios que contengan ectoína, sustancia natural que tiene efectos protector celular y antiinflamatorio.

– Si hay fatiga ocular debido a trabajo continuo de cerca se deben descansar los ojos. Por cada 20 minutos de trabajo de cerca (dispositivos electrónicos, lectura en papel, costura, etc.) se descanse al menos 20 segundos. Se puede hacer con los ojos cerrados o enfocando a objetos lejanos.

Qué no hacer

Nunca deben frotarse los ojos ya que esto aumenta el de edema e inflamación de la conjuntiva y se produce un aumento del picor. Las manos pueden contener gérmenes y al tocar nuestros ojos los colocamos en la mucosa ocular y se pueden producir infecciones oculares.

Además, se pueden romper los vasos finos de la conjuntiva y producirse hemorragias. Si existieran cuerpos extraños dentro del ojo, vamos a provocar lesiones por el roce con el cuerpo extraño. Por último, puede producir enfermedades de la córnea, como queratocono, o empeorar otras existentes, como el glaucoma.

Se recomienda ir al oftalmólogo si el picor es tan intenso que no podemos evitar rascarnos, o si notamos otros síntomas como disminución de visión, secreción (legañas), enrojecimiento importante, dolor o eczemas en los párpados. El ojo seco o la fatiga ocular producen más escozor que picor, mientras que trastornos como la alergia ocular y las blefaritis producen más picor que escozor.

Los objetos extraños, la exposición a sustancias irritantes y los traumatismos oculares no suelen producir picor ni escozor, sino dolor ocular intenso e imposibilidad de abrir el ojo.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS