Salud

Enfermedades autoinmunes: qué son y cómo detectarlas

Cómo se generan y cuáles son las más comunes

viernes 19 de junio de 2020 - 7:28 am

Cada vez que nos enfermamos, suponemos que haya sido por factores externos. Lo común es que sea por virus, bacterias u otros agentes infecciosos. Pero a veces nuestro propio cuerpo es el que lo está causando. Eso es precisamente lo que sucede con una enfermedad autoinmune.

Son afecciones patológicas en las que el propio sistema inmunitario ataca a nuestro cuerpo en vez de protegernos, lesionando los órganos y otros tejidos corporales.

En condiciones normales nuestro sistema inmunológico puede reconocer los agentes extraños que pueden causar daño y nos defiende de estos. Cuando se produce una enfermedad autoinmune, el sistema muestra una respuesta exagerada.

Entonces empieza a ver lo propio como extraño y a atacar y destruir las células del organismo como si fueran invasores. Muchas veces los daños pueden ser sistémicos como sucede con el Lupus eritematoso que produce manifestaciones clínicas variadas y abundantes. Otras veces los daños y los ataques pudieran estar centrados a un solo tipo de células como sucede con la Diabetes Mellitus I.

Existen varios factores que podrían desencadenarlas y dependerá de cada una. En el caso de la Diabetes Mellitus, una de sus principales causas puede ser un factor genético o hereditario. Pero existen otros factores como: ambientales, infecciones, medicamentos, inmunizaciones, carencias nutricionales, toxinas y sustancias químicas. También hábitos higiénicos, factores socioeconómicos, hormonales, psicológicos y climáticos.

Estas afecciones se suelen identificar por la presencia anormal de manifestaciones persistentes y características. Cuando esto sucede se ordenarán los estudios pertinentes para hacer el diagnóstico dependiendo de la sospecha diagnóstica.

En algunos casos la sintomatología varía según la patología, lo agresivo de ésta, dónde se localiza la respuesta inmunitaria y los antecedentes genéticosa. Casi siempre las manifestaciones son:

– Fatiga crónica

– Dolores articulares y musculares

– Malestar general

– Fiebre

– Pérdida o aumento de peso

– Alteraciones neurológicas

Todo eso hace pensar de que algo anda mal en su organismo. Para realizar un diagnóstico certero es necesario el estudio de autoanticuerpos. Además de conocer las características de cada enfermedad, frecuencia por grupos etarios, historia clínica y antecedentes genéticos. Entonces se podrá especificar cuál es la sospecha diagnóstica para poder realizar los estudios que corresponden según todos estos datos.

Cuáles son y cómo reconocer las más comunes

Diabetes Mellitus Tipo I

Se suele manifestar en la infancia o en individuos muy jóvenes. El sistema inmunitario ataca las células B del páncreas afectando la producción de insulina.

Como el cuerpo no puede usar la glucosa correctamente, los riñones la eliminan masivamente junto con proteínas a través de la orina, se producen síntomas como sed y hambre excesivas, poliuria y deshidratación. Tiene complicaciones graves como la retinopatía, la insuficiencia renal y problemas cardiovasculares.

Enfermedad celíaca

Es producida por la intolerancia al gluten. Estas personas no pueden consumir trigo, cebada, centeno y avena ni ningún producto que los contenga. Las células del intestino atacan el revestimiento interno de este produciendo inflamación y dolor abdominal y diarrea frecuentes.

Fibromialgia

Es una afección que altera la percepción del dolor e interpreta como sensaciones dolorosas, estímulos que no lo son. Se suele manifestar mucho dolor músculo esquelético generalizado y además rigidez muscular. Provoca otros síntomas difusos como inflamación de pies y manos y sensación de hormigueo en las manos.

Puede causar además del dolor, fatiga, jaquecas, sequedad de la boca, colon irritable, cólicos menstruales, depresión y trastornos del sueño.

Hipertiroidismo e hipotiroidismo

Los enfermedades de la tiroides tienen que ver con el ataque del sistema inmunitario a la células de la glándula tiroides alterando la producción de la hormona tiroidea. Cuando la producción de la hormona aumenta, se denomina hipertiroidismo, por el contrario, cuando no hay suficiente producción de la hormona tiroidea, se denomina hipotiroidismo.

Entre sus variados síntomas se incluyen fatiga, piel seca, inflamación de la glándula y de la lengua, aumento de peso y la obesidad. La causa más común de hipotiroidismo en niños y adolescentes es la enfermedad de Hashimoto.

Fuente: La Bioguía

COMENTARIOS