Salud

Consejos para volver a acostumbrarse al calzado luego de la cuarentena

Cómo retomar paulatinamente el uso de zapatos y tacos

martes 16 de junio de 2020 - 7:33 am

Puede resultar extraña sensación la de volver a meter el pie en una bota o subirse a unos tacos luego de tantos días de cuarentena. Por empezar, para mantener los pies sanos, podés seguir una serie de cuidados.

– Mantenelos secos: Para evitar la aparición de hongos y bacterias, secarlos bien tras la ducha. Mejor no uses el mismo calzado dos días seguidos.

– Cortá las uñas correctamente: No solo es cuestión de estética, si lo hacemos de una forma inadecuada podemos provocar heridas o que se encarnen las uñas.

– Mejorá la circulación: Los pies son la base sobre la que reposa todo el peso del cuerpo y por eso es importante que su circulación sea correcta. Para mejorarla, date un ligero masaje, o unos simples movimientos adelante y atrás con una pelota de tenis bajo el pie. También podés abrir y cerrar los dedos o hacer giros con los tobillos hacia un lado y hacia el otro.

– Hidratá: Un producto que rehidrate los pies y evite la formación de grietas, callosidades, ampollas es fundamental para lucirlos sanos y bonitos.

Después de estar muchas semanas todo el día con un calzado de entrecasa, más cómodo y con menos sujección, en incluso descalzos, tenemos que empezar poco a poco a retomar nuestros hábitos y ponernos zapatos con los que ir a trabajar, normalmente más duros y estrechos y, en el caso de las mujeres, puede que más altos. Lo ideal hubiera sido usarlos un rato también durante el confinamiento, para no perder la costumbre, pero si esto no ha ocurrido debemos ir poco a poco y usando el sentido común.

Lo mejor es hacer un cronograma de calzado, empezar un día media hora, al día siguiente una hora y así poco a poco nos iremos acostumbrando a los zapatos y ellos a nosotros. Tenemos que pensar que los materiales de los que están hechos se endurecen cuando no se usan.

Evitá la fascitis plantar, que se produce cuando se sobrecarga mucho la planta del pie, por ejemplo, al pasar de un calzado plano a uno muy alto. La alternancia suele causar este problema.

Para elegir un buen calzado

– Tiene que proporcionar sujeción y estabilidad, para prevenir problemas de tobillo y rodilla. Las sandalias, mejor con agarre posterior.

– Comprobá la calidad de la suela, pues debe absorber el impacto que se produce en cada pisada.

– Evitá los muy rígidos, que limitan la movilidad. No compres con los ojos, tenés que sentirte cómoda.

– Las plataformas dan más estabilidad, amortiguan la pisada y reducen algún centímetro la altura del taco.

– No abuses de los zapatos planos. Limitá el uso de las sandalias u ojotas.

– La altura de taco ideal es entre 3 y 5 cm. Lo mejor es ir subiendo paulatinamente.

Fuente: Telva

COMENTARIOS