Gustavo Posse

Radiografía de Gustavo Posse, el polémico barón de San Isidro

Está al frente del municipio desde 1999 cuando sucedió en el mando a su padre Melchor. Entre peronistas enquistados en el poder, Posse es el radical que quiebra la norma y que tiene un pasado igual de polémico que muchos de ellos

martes 9 de junio de 2020 - 11:10 am

El partido de San Isidro, al norte de la provincia de Buenos Aires, es sinónimo de Posse. No se puede hablar del municipio sin asociarlo directamente a quien lo gobernó durante 21 años, desde 1999, cuando el actual intendente Gustavo sucedió en el poder a su padre, Melchor.

Aunque de origen radical al igual que su padre (gobernó San Isidro entre 1958 y 1962, y 1983 y 1999), Posse fue apostando al caballo ganador. Fue Kirchnerista de Néstor, Massista, Kirchnerista de Cristina y estuvo aliado a Juntos por el Cambio en las elecciones de 2015 y 2019, de las que resultó ganador junto a Jorge Macri, ambos intendentes que lograron mantener sus bastiones macristas. Ahora, aunque no lo anuncia a viva voz, Posse ya se está desprendiendo de Cambiemos, y ya consolida Cambio Federal junto a Emilio Monzó, otro de los dirigentes que abandonaron el espacio tras la derrota de Macri.

La historia de Posse al frente de San Isidro no está exenta de polémica.

El mismo año de su asunción -el 2000- tanto él como su padre fueron denunciados por la presunta comisión de delitos de acción pública ante la justicia federal de San Isidro. Según la denuncia de dos concejales, los Posse hubieron beneficiado a la sociedad Servicios de Excelencia S.A para que se quedara con el Hospital Central de San Isidro, jugada que dejó un perjuicio al municipio de $ 400.000 en dicho momento.

Pero eso es recién el principio. En 2005, cuando Néstor Kirchner lanzó el Plan Federal de Viviendas, cada municipio recibió su tajada: Posse hizo el subprograma “Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios”. Pero los $ 410.852.650 que recibió Posse y con los que terminó haciendo nada más que 309 de las 3.246 viviendas prometidas (un 9%) fueron a parar a empresas de amigos, precisamente de Fernando Romero, ex Subsecretario de Obras Públicas y amigo de la infancia de Posse, quien direccionó los fondos hacia empresas de su propiedad en complicidad con su hermana, señala el diario ABC en Línea.

Fue el ex Secretario de Obras Públicas, José López, quien en su condición de “imputado colaborador” en la causa Cuadernos, brindó detalles de varios movimientos que se hicieron desde el Ejecutivo sobre las Obras Públicas. Entre ellos marcó que desde esa cartera en varias ocasiones se entregó dinero para poner en sus filas políticas a distintos dirigentes, entre ellos Posse.

José López (izq.) junto a Gustavo Posse

Por esa causa, la suegra de Sergio Massa, Marcela Durrieu, presentó en 2014 una denuncia en la Justicia para imputar a Posse por corrupción. Pero la causa quedó dormida.

Muro a lo Trump

En 2009 y ante la inseguridad creciente en el partido, el intendente Posse quiso levantar un polémico muro “para proteger a los vecinos de La Horqueta”. Sin embargo, el muro de 270 metros que construyó duró únicamente dos días luego de que vecinos y piqueteros lo tiraran abajo.

Al respecto, Posse dijo en La Nación: “Los que demolieron este trabajo fueron autos, personas con masas del gremio de Camioneros enviados por, según entiendo, una directiva de alta jerarquía del kirchnerismo”. Pero nunca se arrepintió de haberlo hecho ni le llamó la atención.

De las últimas polémicas que acarrea el barón de San Isidro es la que lo vincula con la entradera a la casa de la concejala del partido vecinal opositor ConVocación por San Isidro, Catalina Riganti, que en 2018 denunció a Posse por el mismo Plan Federal de Viviendas de 2005 en los barrios Martín y Omar que mencionamos al principio.

Riganti denunció esas irregularidades en el programa Periodismo para Todos y al otro día le entraron a robar en la casa mientras sesionaba el Concejo Deliberante.

“No es la primera vez que le ocurre un hecho como este a opositores de Gustavo Posse”, expresó Marcos Hilding Ohlsson, referente de ConVocación por San Isidro, y agregó que “hay antecedentes similares, pensamos que podría ser algo intencionado”, dijo en aquel momento.

Pareciera que Posse es un libro abierto; habrá que esperar por otro capítulo.

COMENTARIOS