Seguinos en nuestras redes

Salud

Seis errores a la hora de hacer sentadillas

Hacerlas de forma incorrecta no solo no darán los resultados esperados sino que pueden lastimarte

Las sentadillas son uno de los ejercicios por excelencia ya que trabajan piernas, los glúteos, la zona abdominal y la zona lumbar. Sin embargo, mal hecho, puede hacer que no sirvan de nada o peor aún, que te lastimes.

Estos son seis de los errores más comunes:

1. No estás apretando lo suficiente

Poner duro tu cuerpo bajo, es decir tus glúteos y muslos, puede ayudar a que se te formen mejor las piernas a largo plazo. Apretá tu cuerpo activando todos tus músculos antes de empezar la sentadilla.

Este truco intensifica las partes que trabajan cuando bajás, así que deberías empezar a sentir que te quema mucho antes.

2. Estás haciendo sentadillas después de hacer cardio

Si tu meta es que tus glúteos se hagan más grande y fuertes, este error podría estarte saboteando. Si tus piernas ya están cansadas de correr, clase de spinning o la elíptica, no tendrás suficiente energía. Y no verás mucho progreso si no das todo y si no vas subiendo la resistencia o subiendo el peso poco a poco.

3. No estás bajando lo suficiente

Si querés aprovechar al máximo el movimiento, posicioná tus muslos de manera paralela con el piso o hasta más abajo antes de volver a subir. Verás que tus piernas se tonifican mucho más rápido y tu ejercicio será mucho más eficiente cuando usas al máximo el movimiento en tu squat.

4. No tomás días de descanso

Esos músculos necesitan tiempo para descansar. Experimentás dolor muscular porque literalmente estás rompiendo fibras musculares Tu músculo necesita repararse completamente para que puedas volver a ejercitarte y repetir el proceso.

5. No estás subiendo resistencia

Hacer squats sin peso es perfecto para cualquier principiante, pero si llevás seis meses haciéndolos y no has notado cambios, necesitás subir el peso. Como cualquier músculo, necesitas aumentar la resistencia para que crezca.

Empezá de a poco, usando un peso que sea difícil, pero no lo suficiente para que te canses. Tus últimas dos repeticiones deben sentirse muy difíciles pero no imposibles.

6. No los estás haciendo bien

Para ver resultados más rápido y prevenir una lesión, mantené tus pies abiertos a la altura de tus hombros, tu espalda recta y tus rodillas detrás de los dedos de tus pies. Debería sentirse como que te vas a sentar en una silla invisible.

No debés levantar los pies, arquear la espalda ni poner las rodillas por delante de los dedos de los pies. La forma correcta es con la espina neutral, rodillas detrás de los dedos de los pies y pies planos en el piso.

Fuente: Cosmopolitan

Salud

Fernán Quirós aseguró que el uso del barbijo seguirá siendo obligatorio en la Ciudad

El ministro de salud de la Ciudad aseguró que avanzarán con esta medida una vez que el 70% de los porteños tenga el calendario vacunatorio completo

Ayer el Gobierno había dado un paso importante respecto a la relajación de restricciones contra el coronavirus luego de que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, autorizara que desde el 1 de octubre se pueda circular sin barbijo en espacios abiertos. Sin embargo, hoy su par porteño, Fernán Quirós, se mostró en contra de la medida y aseguró que “todavía no es momento”.

En diálogo con Radio con Vos, Quirós se mostró cauto y afirmó: “Todavía no es momento de quitar el barbijo, pero claramente el sentido de las medidas que Nación comunicó es el correcto. Tal vez hay que mirar jurisdicción por jurisdicción cómo ha avanzado la vacunación y cuál de esas medidas se puede implementar”.

El funcionario aseguró que planea avanzar con esta medida una vez que el 70% de la población de la Ciudad ya cuente con su esquema de vacunación completo. Por el momento, el 60% de los porteños se encuentra en dicha situación.

“Naturalmente el uso del barbijo en el espacio público también se vincula con lugares en donde se agrupa gente, el uso en el transporte público y en espacios cerrados. Es muy difícil ir decidiendo en qué metro cuadrado del día te lo ponés y te lo sacás. Por eso creemos que esa señal del barbijo hay que darla cuando tenemos una protección suficiente, que se acerque más al 70%”, agregó.

En este sentido, Quirós destacó que analizarán la situación “semana a semana” y añadió: “A partir de ahí vamos a proponerle a la ciudadanía lo que recomendamos. Por ahora lo que nosotros decimos es ‘sigamos con el barbijo un poco más’. Estamos cerca de alcanzar los hitos que estamos proponiendo. Sigamos cuidándonos en ese aspecto”.

El ministro también afirmó que la eliminación del uso mandatorio del barbijo traerá aparejado una relajación general en la sociedad respecto a las medidas de cuidado contra el coronavirus, algo que no debe ocurrir ya que “Tenemos por delante una amenaza, que es la variante delta, que debería aumentar los casos”.

La posición de la Ciudad de Buenos Aires se suma a las de Salta y Jujuy que ya aseguraron que no avanzarán con relaciones de este tipo amparándose en la situación epidemiológica que atraviesan sus distritos.

Continuar leyendo

Salud

Tips de maquillaje para disimular la mirada cansada

Cómo usar el make up a tu favor

Debido a la gran cantidad de estímulos que nos rodean en la actualidad, no es raro que en más de una ocasión no puedas dormir las ocho horas mínimas diarias, seguir una dieta tan sana como te gustaría o bien tengas que trabajar muchas más horas de las deseadas. Todas estas cosas pueden hacer que tu mirada se vea cansada y se haga bastante obvio en el espejo.

Sin embargo, el maquillaje puede ayudarte a ocultarla. Simplemente deberás aprender cuál es la mejor técnica para conseguirlo y aplicar los productos adecuados.

Para un rostro más despejado

Una buena limpieza facial

Lo primero será limpiarte bien la cara con agua y jabón (especial para el rostro) a la mañana o bien antes de maquillarte. Secate bien la cara para que no queden restos de humedad y aplicate una fina capa de crema hidratante. Cada tipo de piel necesita una crema hidratante distinta, por lo que no todas te serán adecuadas. Consultá con tu dermatólogo o cosmetólogo para saber cuál es la que mejor se adaptará a tu tipo de piel.

Una vez te hayas aplicado la crema hidratante por la cara y el cuello podrás proceder a ponerte la base de maquillaje, que debes ser del mismo tono que tu cutis, de lo contrario la piel de tu cara y cuello destacarán por encima del cuerpo, lo que harán muy obvio que vas maquillada.

Base de maquillaje con efecto brillo

Buscá una con un leve efecto brillante en lugar de mate. De este modo conseguirás darle un toque de color y brillo a tu piel, algo que no suele tenerse si estás cansada o no has dormido tantas horas. Intentá que no sea demasiado grasa esta base si tenés la piel grasa, ya que intensificará este efecto y podrían incluso salirte granitos.

Una vez te hayas aplicado la base podrás ponerte el corrector. Depende del tipo que tengas quizás deberás aplicarlo antes de la base, por ejemplo si es uno de los de diferentes colores tenés que aplicarlo antes, para que el color se difumine bien con la base y cubra todas las imperfecciones. Si es un corrector parecido a tu tono de piel deberá adaptarse también a tu bronceado y a la base de maquillaje para que quede bien difuminado y no resalte creando un efecto poco natural.

Ocultar correctamente las ojeras

Lo mejor será que busques un corrector con un tono un poco asalmonado, ya que esto ayudará a contrarrestar el leve color grisáceo en la parte inferior de los ojos. Como estarás probablemente cansada, maquillá bien esta zona para poder darle iluminación. Creá un triángulo invertido en la zona debajo del ojo, no cubras solo la ojera con el corrector, ya que sino iluminarías solo esta zona y la harías resaltar. Difuminá bien el corrector para conseguir un resultado más natural.

Iluminá tu mirada y el resto del rostro

A continuación procedé a iluminar tu mirada. Usá solamente sombras de ojos de colores claros o pasteles para que los ojos parezcan más grandes, ya que probablemente se encuentren un poco hinchados por el cansancio. Aplicá solamente esta sombra de ojos clarita sobre el párpado móvil y el fijo, creando un efecto natural.

Para las pestañas evitará una máscara muy densa, ya que eso haría que los ojos parezcan muy pequeños. Aplicá una que simplemente las peine, las separe y las haga parecer un poco más largas, dotando así de un aire fresco a la mirada y que los ojos parezcan más grandes.

Si tenés los ojos pequeños podés pintarte la línea interior del ojo con un lápiz de ojos blanco, de esta manera harás que parezcan más grandes desde dentro. Este look prefiere no llevar ni delineador negro ni lápiz de ojos de este mismo color, ya que hacen que el ojo parezca más pequeño o rasgado y lo que buscamos es que parezca más grande y despierto.

Un poco de rubor y labial discreto

Podés aplicar un poco de rubor de un tono adecuado para tu piel. Si sos de subtonos fríos optá por los rosados y si tenés un subtono caliente la mejor opción será un rubor en un tono durazno. Aplicalo solamente en la parte superior de tu pómulo y acompañalo con un iluminador en la parte más alta para darle mayor brillo a tu rostro y mirada.

Para los labios podés optar por un gloss transparente o en un color clarito o bien un lapiz de labios mate en tono rosa o durazno si tu piel es de subtono frío o caliente, respectivamente. Uno demasiado llamativo u oscuro contrastaría con el maquillaje de los ojos y haría que se viesen más pequeños, contrarrestando el efecto que estábamos buscando para ocultar la mirada cansada.

Fuente: Bekia

Continuar leyendo

Salud

Ortodoncia en adultos: qué tener en cuenta

No hay edad para mejorar la estética y salud de nuestra boca

La ortodoncia tradicionalmente ha estado reservada a los adolescentes y niños, pero los tiempos han cambiado y nunca es tarde para hacerlo.

Pese a que determinadas maloclusiones se pueden solucionar de manera más sencilla durante la infancia que durante la edad adulta, no hay edad para colocarse aparatos. Aun así, es conveniente tener en cuenta varias cuestiones:

– Es fundamental hacer una revisión del estado de salud general de la boca

– Realizar los tratamientos dentales antes de la ortodoncia: en el caso de que haya caries, deberán obturarse antes, y si hay alguna infección dental es fundamental tratarla

– Si hay alguna enfermedad en las encías, como la periodontitis o la gingivitis, será el periodoncista el que determinará el tratamiento más adecuado para cada caso

– Si hay sarro, habrá que hacer una limpieza dental previa a la ortodoncia

– Es importante que el paciente tenga un buen control de placa, es decir, un correcto cepillado de dientes.

Con un buen tratamiento de ortodoncia se consigue mucho más que una sonrisa bonita:

– Una mordida saludable tanto para dientes y encías como para la articulación de la mandíbula.

– Resolver o reducir los problemas relacionados con el bruxismo o apretamiento dental en los casos en los que este esté relacionado con una mala oclusión.

– Facilitar la higiene dental al alinear los dientes, reduciendo así el acúmulo de sarro.

– Mejorar el estado de salud periodontal del paciente.

– Tras haber perdido uno o varios dientes, muchas veces es necesario realizar un tratamiento de ortodoncia previo a la colocación de implantes dentales, para reorganizar todo y que esos implantes se coloquen en su ubicación correcta

Las nuevas técnicas ortodóncicas permiten hacer tratamientos complejos en adultos sin tener que recurrir a los brackets metálicos de toda la vida. Es cierto que lo importante es el resultado, pero no es menos importante que los adultos puedan disfrutar de su sonrisa durante todo el tratamiento. Para eso existen distintas opciones que lo hacen posible:

– Los brackets estéticos de porcelana, que son mucho más discretos que los metálicos

– Los alineadores transparentes, que pasan más desapercibidos que los brackets de porcelana y además se pueden quitar para comer y lavarse los dientes.

– La ortodoncia lingual, que es la única técnica que no se ve absolutamente nada porque los brackets van colocados en la cara interna de los dientes.

Fuente: Alimente

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR