Ciencia

Laboratorio británico ya comenzó a producir la vacuna de Oxford contra el coronavirus

Si bien todavía desconocen si es 100% efectiva, el laboratorio AstraZeneca confía en la eficacia y busca acortar los tiempos de producción para cuando reciba luz verde para comercializarla; Bill Gates donó 750 millones de dólares para que se puedan producir masivamente

sábado 6 de junio de 2020 - 10:06 am

El laboratorio británico AstraZeneca comenzará a producir en masa la vacuna descubierta por la Universidad de Oxford contra el coronavirus antes de que se demuestre su eficacia, un paso inusual que busca reducir el tiempo de producción de la vacuna. Se espera que para el mes de septiembre ya puedan comercializarse.

Además, llegó a un acuerdo de licencias con el Instituto del Suero de India, el mayor fabricante mundial de vacunas, con el objetivo de lograr mil millones de dosis de la vacuna destinadas a países de bajos y medianos ingresos.

El acuerdo incluye “un compromiso de proporcionar 400 millones de dosis a fines de 2020”, según el comunicado. Aunque no hay garantía de que la vacuna funcione, la compañía aceleró su producción para acortar el cronograma de su elaboración en caso de que resulte eficaz.

La compañía ya había adelantado la fabricación de mil millones de dosis el mes pasado, según la BBC. 300 millones de las posibles vacunas ya están comprometidas en los Estados Unidos y 100 millones con el Reino Unido, resaltó la cadena británica. Si los ensayos clínicos prueban que la vacuna funciona, las primeras dosis podrían estar listas en septiembre.

Por otro lado, se conoció que recibirán una donación de 750 millones de dólares de Bill Gates, que permitirá producir una parte de las dos mil millones de dosis de la vacuna que se propone alcanzar Oxford contra el coronavirus, según informó el gigante farmacéutico AstraZeneca.

La contribución de la Fundación Bill y Melinda Gates, a través de dos organizaciones, permite financiar 300 millones de unidades que AstraZeneca desarrolla en base investigaciones de la Universidad de Oxford.

COMENTARIOS