Salud

Cómo actuar ante una intoxicación por medicamentos

Signos de alerta y cómo actuar

viernes 12 de junio de 2020 - 7:26 am

La sintomatología presente en las intoxicaciones por medicamentos depende básicamente del fármaco causante; por tanto, es difícil generalizar.

Lo mismo ocurre con el tiempo que tardan en aparecer los síntomas, ya que están implicadas muchas variables, como las dosis ingeridas, la vía de administración, la implicación de varias sustancias al mismo tiempo o la existencia de una patología que afecte a la metabolización de los fármacos implicados, entre otras.

La mayoría de los episodios se resuelven satisfactoriamente sin necesidad de tratamientos excepcionales ni ingreso hospitalario, y, por lo general, basta con mantener la vigilancia durante 12-24 horas, pero se recomienda estar alerta para detectar si la toma de determinado medicamento se asocia a alguno de estos síntomas:

– Disminución del nivel de conciencia.

– Dificultad para despertar.

– Síncopes.

– Palpitaciones.

– Manifestaciones digestivas como vómitos, náuseas o dolor abdominal.

– Sensación de fatiga.

– Cefalea intensa.

En estos casos, se debe consultar inmediatamente con el médico de familia o alertar al Servicio de Emergencias para que realice una valoración diagnóstica lo más rápidamente posible y se administre el tratamiento necesario.

Aunque lo que determina la mayor o menor gravedad de una intoxicación medicamentosa es la dosis ingerida y la situación concreta del paciente, hay determinados fármacos cuya toxicidad es mayor y, por tanto, derivan en una urgencia hospitalaria. La intoxicación por paracetamol puede ser fatal, al igual que las combinaciones de psicofármacos, antibióticos y antiarrítmicos, las cuales pueden causar arritmias graves que podrían desencadenar la muerte.

El nivel de información/buen uso de fármacos o combinaciones no se da en toda la población. Suele haber poca conciencia respecto a las intoxicaciones medicamentosas y los efectos secundarios de los fármacos y sus posibles complicaciones, de ahí la tendencia a abusar de ciertos grupos farmacológicos o a consumir medicaciones no indicadas, a las que se considera inocuas.

Algunas medidas de prevención:

– Favorecer una buena dosificación mediante el uso de pastilleros especiales de uso semanal, por ejemplo, donde se concrete el número de pastillas a tomar y cada cuánto tiempo (desayuno, comida, cena), para prevenir así dobles o triples ingestas y confusiones.

– No guardar fármacos caducados o que ya no se usen.

– Leer detenidamente y seguir la prescripción del medicamento, consultando al médico ante cualquier duda.

– Informar siempre al médico que prescriba la medicación sobre los otros fármacos (incluso plantas medicinales) que se estén tomando, así como de las enfermedades que se padecen, para evitar contraindicaciones y efectos secundarios indeseados.

– En el caso de personas de la tercera edad, si después de ingerir un medicamento se aprecian alucinaciones, desorientación o confusión, acudir inmediatamente a un centro sanitario.

Fuente: Cuidate Plus

COMENTARIOS