Entrevistas

Carlos Mira, sobre su salida de A24: “El canal no compartía mis ideas ni mis opiniones”

Joaquín Vega

Periodista deportivo, Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UADE) y Redactor en Nexofin

En diálogo con Nexofin, el periodista de actualidad, economía y política detalla sobre su salida del medio de Daniel Vila, define a la militancia y repasa qué personajes históricos le fascinan

viernes 5 de junio de 2020 - 2:05 pm

A lo largo de su experimentada carrera como periodista, Carlos Mira se juramentó contar la verdad que conoce y defender la libertad de expresión.

Durante ese lapso, el conductor de Mira Quien Habla (Lunes a Viernes de 18 a 19) por Concepto FM 95.5 dejó su marca en Infobae, El Cronista y La Nación, entre otros medios.

El autor de Así somos y Asi Nos Va y de La Idolatría del Estado tuvo un episodio este año que sorprendió a los espectadores: dejó repentinamente de participar en el Noticiero de A24 conducido por Eduardo Feinmann, a solo un mes de su arribo.

Al comunicar la noticia, el protagonista decidió brindar un descargo cronológico de los hechos.

En diálogo con Nexofin, el periodista de actualidad, economía y política da nuevos detalles sobre su salida del canal A24, define a la militancia en los medios y repasa qué personajes históricos le fascinan.

Nexofin (N): ¿Cuál es tu análisis político/económico de la cuarentena?

Carlos Mira (CM): Me parece que el gobierno encontró un pretexto extraordinario para acelerar su plan de restricción de los derechos civiles.

Era algo que ya tenían pensado porque su objetivo es la instauración de un régimen de tipo nacionalista, fascista, populista con un poder fuertemente concentrado y una población muy pobre dependiente de la mano del Estado.

Y esto les ha dado un impulso extraordinario.

El peronismo es (aún sin que medie ningún motivo real) el rey de las “emergencias”. Nunca gobernó sin una ley de emergencia. Es el primer proyecto que envían al Congreso cada vez que asumen.

Esta vez no fue la excepción: la Argentina ya estaba en “emergencia” antes de la pandemia. El virus no hizo otra cosa que darle una patina de legitimidad a un extraordinario avance sobre las libertades individuales.

N: ¿Cómo observa la tarea del ministro de Economía, Martín Guzmán?

Como la de un académico sin contacto desde hace mucho tiempo con el mundo real.

Guzmán es un hombre de laboratorio. No tiene demasiada idea de cómo funcionan los mercados globales o si la tiene, la tiene desde la teoría.

Guillermo Nielsen hubiera sido un hombre mucho más adecuado para negociar la deuda. Solo el hartazgo de los bonistas le puede dar a la Argentina una posibilidad.

Guillermo Nielsen y Martín Guzmán

N: Hay muchas opiniones sobre un impuesto a la riqueza, ¿qué opinas?

Que es un disparate. Todo país que ataca el derecho de propiedad está condenado a la miseria. Por eso el presidente uruguayo se cuidó muy bien de hacerlo.

La Argentina se hizo un lugar en el mundo a partir de asegurarle a cada persona que lo que ganaba con su trabajo lícito fuera mucho o poco era de ella, le pertenecía.

Con ese simple mensaje lanzado al mundo a mediados del siglo XIX, el país atrajo millones de brazos deseosos de trabajar y de “hacerse la América”.

De ser un desierto infame el país se convirtió en el primer PBI per cápita del mundo. Solo por permitirle a la gente trabajar y quedarse con el fruto de su trabajo.

La Argentina tiene casi 170 impuestos. Nueva Zelanda y Australia que copiaron el sistema rentístico de Alberdi tienen cuatro.

La concepción tributaria de las Argentina está basada en la teoría de la envidia y el resentimiento social. Solo miseria obtendremos de esa forma.

N: ¿Con qué frase definirías al periodismo militante?

Ni siquiera se necesita una frase: el periodismo militante es un oxímoron.

N: ¿Se siente identificado con alguno de los dos lados de la grieta?

Me siento identificado con la Constitución y con la libertad individual.

N: ¿Qué opinión le merece el espionaje sobre políticos, empresarios y periodistas?

Me parece un asco.

N: ¿Por qué se dio su salida de A24?

Porque el canal no compartía mis ideas, ni mis comentarios. Me fueron raleando hasta que mi continuidad se hizo insostenible.

N: ¿Es cierto que le dijeron al entrar al canal ‘Nosotros somos massistas’?

Sí.

N: ¿Tuvo la oportunidad de hablar sobre el tema con Daniel Vila?

No.

N: ¿Su ejemplo es aplicable al de la abogada Silvina Martínez?

La verdad no conozco el caso de Silvina en profundidad, pero es obvio que sus comentarios no fueron bienvenidos. Su salida fue automática luego de que los hizo.

N: Teniendo en cuenta su experiencia en el periodismo, ¿qué consejo o reflexión puede hacer con respecto a la profesión?

El periodista debe ser un tábano para el poder y un aguijón para la sociedad.

N: ¿Personajes históricos que le fascinan?

Alberdi, Sarmiento, Tocqueville, Churchill, Washington…

N: ¿Un político que admire?

Winston Churchill.

N: ¿Un economista que lo haya decepcionado?

Alfonso Prat Gay

N: Para cerrar en un concepto, ¿Carlos Mira es…?

Un periodista al que le gusta el ejercicio libre de su profesión y que se opondrá con lo que tenga a su alcance (que no es mucho más que un teclado) a vivir bajo la opresión pobrista del fascismo.

COMENTARIOS