Seguridad

El Gobierno le suelta la mano a Manzur y Capitanich, y los reta por la brutalidad policial

El caso de Luis Espinoza llegó a medios internacionales y deja expuesta a la Argentina en la materia seguridad; desde el Gobierno Nacional aseguran que se envió cartas a los gobiernos de Chaco, Tucumán y San Luis para expresar su preocupación por las actuaciones de las policías provinciales.

jueves 4 de junio de 2020 - 11:42 am

Desde el Gobierno Nacional enviaron un reclamo a los gobernadores de Chaco, Tucumán y San Luis luego de que los hechos de violencia de las policias provinciales se viralizaran y cruzaran las fronteras. Alberto Fernández le dedicó una serie de twitts a la cuestión, mientras que la ministra de Seguridad de la Nación indicó que su cartera “condena la violencia institucional”.

En medio de la conmosión mundial por la muerte del ciudadano americano George Floyd, en manos de la policía de Minneapolis, Minesota, y las posteriores manifestasiones y protestas organizadas en los Estados Unidos y ciudades del mundo, Argentina también tiene su papel: el crimen de Luis Espinoza, el peón rural de 31 años que murió de un disparo en la espalda a manos de la policía de Tucumán, llegó a la prensa internacional.

El diario El País, el más importante de España, hizo referencia al suceso como un “salvaje crimen policial” que “sacude a Argentina”. El homicidio, ocurrido el 15 de mayo, no tuvo una respuesta oficial desde el gobierno, hasta que al crimen de Espinoza se sumara el brutal ataque de la policía de Chaco a una familia Qom, que quedó registrado en video. Cuatro jóvenes de esa comunidad denunciaron que luego fueron torturados y abusados en una comisaría.

“Las imágenes de violencia institucional que hemos visto en las últimas horas en el Chaco son inaceptables”, tuiteó Alberto Fernández en la noche del martes. “Celebro que el Ejecutivo provincial haya apartado a los efectivos, pero debemos trabajar más profundamente en una problemática que es una deuda de la democracia”. indicó.

A los actos criminales de las policías de Tucumán y Chaco se sumó la aparición sin vida de Florencia Magali Morales y Franco Maranguello en comisarías de la provincia de San Luis.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Frederic, indicó que su cartera “condena la violencia institucional” y que “cada vez que las Fuerzas Federales han cometido ese delito, hemos apartado a sus responsables e iniciado las investigaciones correspondientes”. Frederic se refirió al crimen de Espinoza y dijo que sancionó al personal de la Policía Federal que tomó fotografías a quienes se movilizaban reclamando por el asesinato del tucumano.

Según La Política Online, la ministra envió cartas a los gobiernos de Chaco, Tucumán y San Luis para expresar su preocupación por las actuaciones de las policías provinciales y les encomendó que se remueva al personal policial que participa de estos actos. También desde el Gobierno nacional habrían admitido que estos sucesos, al tratarse de tres provincias gobernadas por el peronisnmo, los compete políticamente pero no pueden hacer mucho más si los gobernadores no toman definiciones. A su vez recordaron que en la reunión del consejo de seguridad que se realizó cuando arrancó la cuarentena les habían bajado línea a los ministros de seguridad de las provincias para que evitaran estos episodios.

El silencio y la tardía reacción del oficialismo sobre los hechos violentos animó al PRO a poner primera y “exponer” al Gobierno con un comunicado en el que expresó la “condena a los graves hechos de violencia institucional”. Este comunicado molestó a la coalición oficialista, que respondió en las redes con las fotos del ex presidente Mauricio Macri junto a Luis Chocobar, el policía acusado de gatillo fácil que Patricia Bullrich, ex ministra de Seguridad del Gobierno anterior y actual titular del partido amarillo, convirtió en “protocolo” de actuación para la policía.

COMENTARIOS