Coronavirus

EE.UU. envió a Brasil dos millones de dosis de hidroxicloroquina para enfrentar el Covid-19

La Casa Blanca informó en un comunicado que servirá como profiláctico para “profesionales de la salud” y “como terapéutico para los infectados”

lunes 1 de junio de 2020 - 7:30 am

Estados Unidos envió a Brasil dos millones de dosis de hidroxicloroquina, cuyo uso para tratar el nuevo coronavirus ​es controversial, según anunció la Casa Blanca.

La hidroxicloroquina “será usada como un profiláctico para proteger del virus a las enfermeras, doctores y profesionales de la salud en Brasil”, indicaron desde la presidencia estadounidense. “También será usado como terapéutico para tratar a brasileños infectados”, informaron en un comunicado.

Tal medicamento, que fue creado para luchar contra la malaria, está en el ojo de la comunidad científica por si sirve o no en la lucha contra el COVID-19.

El jueves pasado más de cien científicos del mundo y The Lancet, la revista científica británica, entablaron en una pequeña guerra por la publicación de un estudio que desautorizaba la hidroxicloroquina para curar el coronavirus.

Los autores consideraban que no solo era “ineficaz” sino que podía ser “nefasta” y provocar la muerte. Como consecuencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) suspendió su ensayo global, a partir de la publicación, “temporariamente por precaución”. Francia decidió prohibir la molécula para tratar el COVID-19 cuando los científicos parisinos y el profesor Didier Raoult, que impulsó la cloroquina, tienen un abierto enfrentamiento sobre los resultados.

Al menos cien médicos y científicos del mundo entero publicaron una carta abierta exigiendo saber más de los amplios datos utilizados en el estudio de The Lancet, donde sus redactores no vieron a los enfermos, como el doctor Didier Raoult, que encontró y promovió el método de cloroquina y antibiótico Azitromicine.

Las informaciones de The Lancet estaban basadas en los casos de 96.000 pacientes hospitalizados entre diciembre y abril en 671 hospitales. Una colosal data, que los autores del artículo se negaron a compartir.

Mientras la OMS y Francia frenaron el uso, Donald Trump y Jair Bolsonaro la promueven como tratamiento. La hidroxicloroquina (HCQ) se receta generalmente contra el lupus y la artritis reumatoide. Es un derivado de la cloroquina, que se prescribe desde hace varias décadas contra el paludismo. Contra la COVID-19 suele ser administrada la primera.

La hidroxicloroquina conoce, desde finales de febrero, una notoriedad inédita desde que el profesor Raoult, del Instituto y Hospital Universitario de enfermedades infecciosas de Marsella, difundió un pequeño estudio chino, poco detallado, que afirmaba que el fosfato de cloroquina mostraba signos de eficacia en pacientes con SARS-Cov-2.

Fuente: agencias

COMENTARIOS